Al fondo hay sitio: los Derechos Especiales de Giro y el Perú

Comparte en redes sociales

A fines de agosto de 2021, los 190 países miembros del FMI, a excepción de algunos como Venezuela, recibieron Derechos Especiales de Giro (DEG) asignados por el Fondo Monetario Internacional (FMI), siendo el monto asignado al Perú de 1818 millones USD.

Los DEG son un activo creado por el FMI para complementar las reservas internacionales de los países miembros. Su valor se calcula basado en una canasta de cinco monedas: el dólar estadounidense, el euro, el yuan chino, el yen japonés y la libra esterlina.

Para el economista ecuatoriano Andrés Arauz, los DEG así como la gran mayoría de políticas monetarias y fiscales alrededor de la pandemia vienen y nacen con desigualdad, la gran mayoría están asignados a los países ricos, lo que ha significado una clara divergencia en el camino a la recuperación económica en muchos de los países receptores de estos DEG.

El objetivo de esta asignación extraordinaria de DEG por parte del FMI fue otorgar liquidez en un contexto de crisis global, especialmente, a las naciones de bajos ingresos a fin de estabilizar y reactivar sus economías locales.

Considerando que el Perú es miembro del FMI, es importante tomar en cuenta que los DEG no representan un préstamo para la nación pues los países miembros no deben devolver los recursos asignados. Además, estos recursos son adicionales al financiamiento que el Perú recibe por el acuerdo con el FMI.

Los DEG no son deuda externa, no son pasivos externos debido a que no hay ninguna obligación de repagarlos o de devolverlos al FMI. Si los países deciden preservar los DEG y no los cambian por dólares, no hay ninguna obligación de reembolsarlos y tampoco hay ninguna obligación de pagar alguna tasa de interés por los DEG no intercambiados.

Ahora bien, si el país cambia los DEG por dólares, tampoco tiene la obligación de cambiar luego esos dólares a DEG. Lo único que si ocurre es que cuando se intercambian DEG por dólares, los estados incurren en una pequeña tasa de interés que se paga de manera trimestral del 0.05% anual.

De esta manera, los 1818 millones de dólares que recibió el país en forma de DEG debieron haber cumplido dos objetivos fundamentales: Primero, fortalecer nuestras reservas internacionales, y segundo, poder atender las necesidades esenciales de nuestra población. El Perú decidió mantener los DEG como reservas, cumplió el primer objetivo, el segundo quedó sin efecto.

No es la primera vez que el FMI otorga DEG, pero hay experiencias interesantes que en el Perú no se han realizado. En el año 2009 hay experiencias de uso fiscal por parte de algunos países sin ninguna consecuencia negativa, sino por el contrario, de contar con una ayuda presupuestaria, tal como hizo Ecuador y Ucrania, entre otros países, de acuerdo a información del FMI y el Departamento de Tesoro de los Estados Unidos.

Para el FMI, la asignación de DEG significa proporcionar reservas de liquidez a los países y ayudarlos a atender necesidades de gasto esenciales. En ese sentido, la propia Directora Gerente del FMI, Kristalina Gueorguieva, sostiene que los DEG son un recurso valioso que debe ser desplegado para el máximo beneficio de los países y de su gente (refiriéndose al caso del Líbano) y añade que el cómo usar los DEG es de hecho una decisión soberana.

Texto elaborado por el economista Gustavo Jiménez.
FUENTE: Pata Amarilla


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir al contenido