Es la oportunidad para que los países de la región fortalezcan lazos y atiendan agenda que beneficie a poblaciones más vulnerables

Comparte en redes sociales

La pandemia por la Covid-19 y la guerra entre Rusia y Ucrania afectan a la población por la crisis sanitaria, social y económica que han desencadenado, pero también representan una oportunidad para cambiar el actual modelo económico, afirmaron especialistas nacionales e internacionales durante la conferencia “Tras la Pandemia, la Guerra”.

Los países de América Latina y el Caribe enfrentan fuertes adversidades económicas y sociales debido al impacto de la pandemia y a las consecuencias negativas causadas por la guerra entre Rusia y Ucrania, no obstante, tienen la oportunidad de unir esfuerzos y retomar la agenda de los problemas estructurales que afectan a la región, como son las brechas en infraestructura, educación, salud, e impulsar reformas fiscales y tributarias.

Esta es una de las conclusiones a la que llegaron los panelistas que participaron de la mesa “Las Múltiples Crisis: Desafíos para la Región de cara al Mundo”, en la que participaron Atilio Boron, de Centro Cultural de la Cooperación (Argentina); Emilia Reyes, de Equidad de Género (México); Alirio Uribe, Senador del Pacto Histórico (Colombia); y Ariela Ruiz Caro, analista en Comercio e Integración (Perú).

Como marco para presentar la mencionada mesa, Carlos Bedoya, coordinador de Latindadd, comentó que considerando el alza que han registrado los precios de los combustibles y alimentos, unido a la escasez de fertilizantes, los retos que afrontan los países de la región no son solo económico-sociales, sino multidimensionales e interseccionales. “Es la sostenibilidad de la vida la que está en juego”, afirmó.

Según Boron, el nuevo escenario global tiene como economía líder a China, luego que desplazará a Estados Unidos. Además, el gigante asiático tiene como aliado a Rusia y con esta comparte una agenda en común con los gobiernos progresistas de América Latina. “La era de la dominación de occidente, que fue 500 años, se acabó, y estamos en la transición. Hoy, la economía más importante es la de China, es el país que más vende, compra e invierte. Estados Unidos desapareció”, comentó el politólogo argentino.

Atilio Boron

Boron también destacó que a mediados de la década del 90, el Centro de estudios para la competitividad de Estados Unidos advertía que se estaban quedando rezagados en la carrera tecnológica. “Principalmente en lo referido a inteligencia artificial, robótica y ahora estamos viendo las consecuencias. Todo esto es parte del proceso de caída de Estados Unidos”.

Para Boron, Estados Unidos está haciendo esfuerzos para retomar su liderazgo económico y tecnológico global, pero encuentra dos grandes obstáculos: el primero, China, considerada como el país enemigo, y el segundo es Rusia.

“Estados Unidos mantiene una intención clarísima de reconstrucción del viejo orden mundial, a través de la promoción de la guerra (Rusia – Ucrania; China – Taiwan). Esta, a su vez, tiene detrás el lobby del complejo industrial militar estadounidense. Parte de esta estrategia de reconstrucción es restringir las decisiones soberanas de América Latina para mantener relaciones económicas con China y Rusia”, concluyó Boron.

PUNTOS CRÍTICOS

Durante su presentación, Emilia Reyes advirtió que los patrones tradicionales de producción nos han llevado a la crisis climática actual y para afrontar este problema es necesario implementar una agenda macro entre los diferentes actores económicos, sociales, políticos y ambientales.

“Debemos retomar la agenda de los problemas estructurales. La crisis climática exige modificar la manera de entender los movimientos sociales, locales y comunitarios; y repensar nuestro papel, en función de asumir un mandato técnico para encontrar soluciones concretas al modelo de extracción. Debemos ser críticos con nuestras prácticas de producción capitalista y absolver la deuda con el movimiento indígena, pues ellos tienen saberes y conocimientos más efectivos para luchar con la degradación ambiental”, comentó Reyes.

En su último reporte, la ONU señaló que los próximos años serán “críticos” para limitar el calentamiento global al 1,5 ºC desde los niveles preindustriales, pero las emisiones de gases de efecto invernadero deberán reducirse en un 43% para el 2030 y, las de metano, en un tercio. En opinión de Reyes dicha meta es inalcanzable considerando que la actual propuesta de cambio de matriz energética implica seguir explotando minerales.

APUESTA POR LA INTEGRACIÓN

Para Alirio Uribe, la elección de Gustavo Petro como mandatario en Colombia representa una oportunidad para reforzar la integración de los países latinoamericanos y atender la agenda de justicia social y climática.

Indicó que en Colombia, luego de 200 años de gobiernos capitalistas, se ha hecho costumbre que gran parte del presupuesto estatal se destine para el pago de deuda. Según cifras del gobierno colombiano, a mayo último la deuda del Gobierno Nacional Central representa 57,2% del producto interno bruto (PIB).

Alirio Uribe

Ante este panorama, señaló Alirio Uribe, el gobierno colombiano está interesado en la implementación de sistemas de canjes de deuda. Subrayó también la importancia de intercambiar experiencias entre diferentes organizaciones, como Latindadd, de la región.

“Se propone organizar un encuentro internacional en Colombia que reúna al Congreso y al Gobierno a fin de elaborar una propuesta de canje de la deuda con el objetivo de obtener los recursos que permitan realizar las reformas sociales prometidas”, dijo Uribe.

Aunque el panorama global es complicado, para Ariela Ruiz Caro, analista en comercio e integración, “es un buen momento para que los países de América Latina adopten posiciones coordinadas en ámbitos como soberanía alimentaria y soberanía en salud. La primera se perdió con los múltiples tratados de libre comercio que se firmaron, mientras que en temas de salud es necesario recuperar la capacidad para desarrollar medicamentos en la región o para coordinar para hacer comprar en conjunto”.

Analista Ariela Ruiza Caro

Consideró que la elección de Gustavo Petro como presidente de Colombia es “un punto importante y esperanzador para fortalecer la integración regional, porque, recordemos que las decisiones de este país siempre fue la cuña para dividir posiciones en América Latina”.

 “Las Múltiples Crisis: Desafíos para la Región de cara al Mundo”, forma parte de la conferencia “Tras la Pandemia, la Guerra”, organizada por Red de Justicia Fiscal de América Latina y el Caribe (RJF-ALC) y la Red Latinoamericana por Justicia Económica y Social (Latindadd).

NOTAS RELACIONADAS

Es necesario implementar políticas fiscales sin desproteger los derechos humanos, sociales y de educación


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir al contenido