Crean nuevo fondo para la canalización de DEG hacia los países en desarrollo a través del FMI

Comparte en redes sociales

¿Más recursos o más deuda condicionada para la región?

Kristalina Georgieva, Directora Gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), ha anunciado la creación del Fondo Fiduciario para la Resiliencia y la Sostenibilidad (FFRS) que comenzará a funcionar el 1 de mayo de 2022, según se informó. Se habla de un fondo de recursos que aspira  llegar a los USD 45.000 millones, financiados a través de la donación de DEG no utilizados por países desarrollados.

En agosto de 2021, se realizó la emisión de USD 650.000 millones en Derechos Especiales de Giro (DEG) por parte del FMI, de los cuales, se estimaba que América Latina recibiría aproximadamente USD 51.500 millones, correspondiente al 8% del total[1]. Por otra parte, más de USD 400.000 llegaron a las economías avanzadas que no necesitan esos recursos. Es así que el monto anunciado para el FFRS representaría únicamente un 11% de la liquidez que recibieron los países más desarrollados.

Hasta enero de este año, 80 países ya habían utilizado sus DEG, de los cuales 39 los registraron dentro de sus presupuestos gubernamentales para darles un uso fiscal, lo que evidencia que estos recursos pueden ser utilizados como fuente de financiamiento para el gasto público y destinarlo a necesidades prioritarias y a la recuperación económica, sin que ello signifique incrementar la deuda de los países.

Durante los últimos meses, el FMI publicó dos artículos sobre la recuperación y canalización de DEG y, más recientemente, sobre la creación del FFRS que el FMI acaba de anunciar. Este fondo servirá para recanalizar los DEG que no fueron utilizados y que voluntariamente se deseen canalizar en beneficio de países que requieren más apoyo financiero. Aún no se conocen más detalles sobre las características del fondo, pero se esperaría que las propuestas planteadas en estos artículos se concreten.

En el primer caso, el FMI planteó tres mecanismos –no excluyentes entre sí– para canalizar los DEG: 1) aumentar el tamaño del Fondo Fiduciario para el Crecimiento y la Lucha contra la Pobreza (FFCLP), destinado a países miembro de ingreso bajo; 2) crear el nuevo FFRS administrado por el FMI; 3) canalizar los recursos hacia otros tenedores autorizados de DEG, “incluidos el Banco Mundial, algunos bancos centrales regionales y bancos multilaterales de desarrollo”.

El segundo artículo —sobre la creación del FFRS— explica en qué consistiría el FFRS y cuáles son las principales características del instrumento, que serían:

  1. Arquitectura financiera: el objetivo será movilizar recursos que garanticen préstamos a bajo costo y con largos períodos de vencimiento. Los DEG utilizados mantendrán su carácter de activo de reserva.

Latindadd preparó un breve ejercicio sobre cuáles serían los países de América Latina y el Caribe que probablemente podrían ser elegibles bajo el umbral mencionado y se observan en la figura siguiente:

  • Reformas para acceder a los fondos: el FFRS apuntaría a “resolver dificultades estructurales críticas a más largo plazo” y se menciona específicamente temas como el cambio climático, la preparación para una pandemia y la digitalización. Es importante mencionar que no se financiarán proyectos, pero sí reformas nacionales que serán priorizadas por cada país.

Esto implica acceder al financiamiento sujeto al direccionamiento de políticas del FMI. Aquí es importante señalar que el FMI no ha logrado incluir consideraciones sobre cambio climático y sus riesgos asociados de manera sistemática en sus programas y metodologías de evaluación, por tanto, en el caso específico del FFRS, el FMI precisará el asesoramiento de entidades como el Banco Mundial, y ello podría burocratizar y retrasar procesos en desmedro de los países beneficiarios. Por otro lado, existen instituciones especializadas en estos temas que deberían ser consideradas en este proceso como ser CMNUCC, OMS y UNESCO.

  • Requisitos: básicamente, para acceder a los recursos del FFRS, “un país necesitaría un paquete de medidas de alta calidad congruentes con el objetivo del FFRS, un programa concurrente —con o sin financiamiento— apoyado por el FMI con políticas macroeconómicas adecuadas para mitigar los riesgos para prestatarios y acreedores, así como una deuda sostenible y capacidad adecuada de pago”.
  • Condiciones del financiamiento: en el anuncio de Kristalina Georgieva se confirmó que el FFRS trabajaría con un vencimiento a 20 años y un período de gracia de 10 ½ años. No obstante, en el artículo de propuestas, se planteaba también “una estructura escalonada de tasas de interés, la cual diferenciaría las condiciones de financiamiento por grupos de países”.
  • Acceso al financiamiento: se definiría caso por caso. Se prevé un límite de 150% de la cuota del FMI o DEG 1.000 millones, el monto que sea menor.

A pesar del llamado que hicieran Latindadd y otras organizaciones de la sociedad civil (OSC) para la canalización justa de los DEG realizado en septiembre de 2021, proponiendo una serie de principios a fin de garantizar principalmente que se proporcione financiación libre de deudas y que no implique condicionalidades de políticas directa o indirectamente, las características planteadas para el FRRS supondrían precisamente lo opuesto. Recientemente, las OSC volvieron a pedir una canalización más justa de los DEG, así como una nueva emisión dada la necesidad que tienen los países para responder a los diversos desafíos que enfrentan en el actual contexto crisis múltiple.

Es evidente que los principios propuestos por la sociedad civil no están contemplados en el FFRS y se pierde el espíritu con el cual se impulsaron los DEG, pues la canalización de estos recursos terminará convirtiéndolos en deuda con condicionalidades, a pesar de incluir características concesionales.

Lamentamos que las únicas opciones consideradas se refieran a una redistribución de DEG a través del FMI, con un fondo que por diseño y construcción no se constituye en una respuesta real para lograr una arquitectura financiera internacional más justa.


[1] Ver Manual de uso de Derechos Especiales de Giro (DEG) para Fines Fiscales, Latindadd, agosto 2021. Link: https://bit.ly/3vmbcMb


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir al contenido