Así tributa la minería en el Perú

Comparte en redes sociales

Juan Torres Polo *

 

Nuestros problemas económicos, políticos y sociales tienen origen en la corrupción (que no hemos podido desmontar), instalada en el Perú desde el periodo de la conquista, que sobrevivió a la “independencia” y está vigente hasta nuestros días, y no hemos llegado al colapso económico solo por el respaldo de las ingentes riquezas naturales que poseemos, saqueada por los gobiernos de turno en contubernio con las redes y esquemas de corrupción instalados a lo largo y ancho de nuestro país.

En nuestro país no existen medios de información, sino de desinformación, cuyos dueños están adosados a esquemas y redes de corrupción (mal llamados poderes fácticos). El modelo económico imperante en nuestro país es el neoliberalismo que operativamente se sustenta en el cinismo, la corrupción y la ironía. Luego de más de 30 años de vigencia constatamos que solo es un esquema de corrupción internacional. Este es el escenario donde cada sector económico publica las cifras que quiere y como le convenga, mintiéndonos abiertamente y, como en el Perú se practica la estrategia “por repetición la mentira se convierte en verdad”, hay sectores de nuestra sociedad que creen la mentira: que el sector minero tributa demasiado, y “es muy alta la carga fiscal”.

 

1. Perversiones de nuestra economía

En nuestro país no se cumplen con los principios básicos de la tributación y el diseño de nuestra economía es irracional y responde a un pensamiento gamonal y perverso que no nos hace sostenibles.

La tributación minera en el Perú es Incierta, y denota falta de transparencia, mientras los líderes del sector dicen y manifiestan que la tributación minera en muy alta y que son los principales sostenedores de la economía del país. Se constata que el sector minero contribuye con el PBI peruano, sustentado en el incremento incesante de los precios y en el aumento de la producción, pero, contradictoriamente, no significa un mayor ingreso para el erario nacional. Por esta razón a continuación hacemos un análisis de la tributación minera en el Perú sobre base cierta, en moneda nacional.

 

2) Tributación del Sector Minero

Nota. Las regalías e impuesto especiales están constituidas por: las regalías mineras, el impuesto y gravamen especial a la minería, y el programa minero de solidaridad con el pueblo.
Fuente: MINEM

Cuando se presenta solo el impuesto a la renta, los representantes del sector salen a decir que la actividad minera tiene otros aportes como las regalías y otros impuestos, por ello, entregamos la información del precio de los metales, el tipo de cambio y las ventas totales declaradas por el sector en soles y la cuantificación de los impuestos pagados, también en porcentajes, para ayudar al entendimiento.

-VENTAS: Todos sabemos que el sector minero se favoreció con el boom de los precios de los metales que se inició en el año 2003. Durante los ‘90 hasta el 2002 el precio del oro mantuvo un precio promedio del US$ 350 Onza Troy, alcanzando su máximo en el año 2012 (subió 400%), mientras los demás metales siguieron esa misma tendencia. A pesar de esto, la Constitución del 93 evita que nuestro país recaude más impuestos, beneficiando solo a los empresarios.

-IMPUESTO A LA RENTA de tercera categoría: La tasa teórica del impuesto a la renta anual hasta el año 2014 fue 30%, los años 2015 y 2016 fue 28%, y a partir del 2017 la tasa es 29.5% que se calcula sobre la Renta neta imponible. La reducción se hizo con el objetivo de mejorar la recaudación, ampliando la base tributaria.

-REGALIAS E IMPUESTOS ESPECIALES: El régimen fujimorista se negó a cobrar regalías por la extracción de los minerales. En el año 2004 se aprobó la Ley 28258, de Regalías Mineras, donde la base del cálculo era el valor del concentrado del mineral, con una tasa que varía de 1% a 3%, dependiendo del tamaño de la explotación minera. En el año 2006, Alan García y, luego, Ollanta Humala plantearon que evaluarían la aplicación de un impuesto a las sobreganancias mineras.

Electo Alan García, prefirió negociar el Programa Minero de Solidaridad con el Pueblo (PMSP), más conocido como Aporte Voluntario, mediante la cual las empresas mineras destinaban un porcentaje de sus utilidades netas por 5 años. Las empresas con contratos de estabilidad destinaban el 3.75% de sus utilidades netas y las empresas que pagaban las regalías mineras podían descontar un porcentaje (el 64.4% de lo pagado por regalía minera) y aportar solo la diferencia.

El gobierno de Ollanta Humala, aprobó un nuevo paquete tributario: Ley 29788 que modifica la Ley 28258 de Regalía Minera, cambiando la base de cálculo de la regalía, aplicándose sobre la utilidad operativa (ya no sobre las ventas) con tasas marginales:

  • Ley 29789 -El Impuesto Especial a la Minería, aplicable a las empresas sin contratos de estabilidad jurídica (CEJ), aplicado sobre la utilidad operativa con tasas marginales que van del 2% al 8.4%.
  • Ley 29790 -El Gravamen Especial a la Minería, aplicable sobre la utilidad operativa de las empresas con contratos de estabilidad jurídica, con tasas marginales que van de 4% a 13.12%.

 

Regalías e Impuestos Especiales recaudados

Fuente: MINEM

Las REGALIAS, el IEM y el GEM se aplican en forma escalonada según el margen de utilidad operativa trimestral de las empresas, por ende, la periodicidad del pago es trimestral, y el monto pagado es deducible como gasto para efectos del cálculo del impuesto a la renta. Todas estas leyes tenían como finalidad aumentar la tributación, pero obtuvieron efectos contrarios, como puede verse al comparar la evolución del precio de los metales con el total recaudado.

 

Resumen de la tributación minera                                                          

Al revisar esta maraña del nuevo marco tributario minero, en la que aparentemente se incrementa la tasa impositiva a costa de reducir la base imponible, se concluye fue solo un ardid, y así lo demuestran los resultados obtenidos donde los precios de los metales subían sostenidamente mientras disminuía la tributación, produciendo una perversión económica.

 

 

3) Recaudación obtenida

 -Impuesto a la Renta de tercera categoría: El pago del impuesto a la renta que realiza el sector minero es ínfimo. En el año 2003, cuando el precio del oro era US$ 364 Oz troy, el sector tributó el 3.61% de sus ventas, y en el año 2005 el precio del oro era US$ 445 Oz troy y el sector tributó el 8.85%, mientras que, en el año 2017, cuando el precio del oro escaló a US$ 1,297 Oz troy, solo tributaron por este concepto el equivalente al 2.62% de sus ventas. Los mismos pagos ínfimos se aprecian al visualizar el pago de regalías e impuestos especiales.

Por eso, al analizar la evolución de la sumatoria del impuesto a la renta, regalías e impuestos especiales, pareciera que solo en los años 2006 y 2007 la recaudación se acerca a la realidad, alcanzando tasas del 16.92% y 16.79% y sorpresivamente en el año 2019 solo recaudamos el 4.99%. Si miramos el escenario de los precios en que se realizó la recaudación, encontraremos que esta baja recaudación del sector minero no tiene sustento ni fundamento económico, expresando un contrasentido porque los precios se incrementaron, debiendo recaudarse mayores impuestos que en los años 2006 y 2007. Entonces nos encontramos con una recaudación tributaria ínfima originada por excesivos gastos registrados contablemente, gastos innecesarios e inexistentes.

Debemos tener presente que la evasión del impuesto a la renta es del 53.50% (informe SUNAT) indicándonos, por ende, que hay prácticas de elusión tributaria que forman parte de los usos y costumbres del sector minero. Por ello, la recaudación tributaria que se obtiene del sector minero no es coherente con el comportamiento cíclico del sector, peor aún con su aporte al PBI nacional.

 

4) Conclusión 

Un análisis previo de mi autoría[1] que tomó en cuenta la base cierta verificable y los aportes e impuestos pagados por el sector minero, informado por SUNAT, nos indica que el sector minero, en el periodo 2005 al 2020, ha eludido/evadido impuestos a la renta por más de US$ 50,000 millones (unos S/ 200,000 millones), revelando una situación calamitosa tributaria-contable donde casi todas las empresas del sector minero practican la elusión tributaria, por lo que la auditoría tributaria practicada por SUNAT debe ser más eficiente y oportuna.

Perú es el único país del mundo donde el incremento de los precios, que se cuadruplicaron, aumentó a la par los costos, más no la recaudación del impuesto a la renta. Los analistas destacan que el país es el segundo productor mundial de cobre y plata, tercer productor mundial de zinc, cuatro de plomo y sexto en oro, pero se olvidan de decir que mundialmente somos los últimos en recaudación tributaria. Tenemos que corregir esta situación para acabar con el cinismo económico y la perversión económica.

La gran tarea que tenemos, junto a la necesaria Reforma Tributaria, es empoderar en la conciencia de la ciudadanía y de los pueblos la necesidad de acabar con la evasión y elusión que estamos sufriendo. Requerimos un orden nuevo, transparente, justo y sostenible, para que los excedentes que genera la explotación de nuestros bienes y riquezas naturales se queden en el Perú y no se la lleven ilícitamente a engrosar las cuentas offshore en los paraísos fiscales, dejándonos sin los indispensables recursos fiscales para atender las necesidades urgentes y permanentes de los sectores salud, educación y alimentación.

[1] https://www.facebook.com/revistalavozausente/videos/764339420702661

 

* Este artículo ha sido redactado por el auditor y contador público Juan Torres Polo.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.