viernes , 2 diciembre 2022

Aprendiendo lecciones: ¿cómo va el uso de los DEG en América Latina? el caso de Colombia

Comparte en redes sociales

Colombia: canje de deuda interna para generar liquidez en el corto plazo

Los USD 2790 millones equivalentes en DEG asignados a Colombia sí tuvieron un uso fiscal y no se destinaron para incrementar las reservas internacionales. No obstante, la emisión no significó recursos adicionales sino liquidez. Es decir, la operación que realizaron el Banco de la República con el ministerio de Hacienda y Crédito Público, fue un intercambio de deuda que ya se tenía entre las instituciones, pero con una ampliación de los vencimientos.

De acuerdo con el análisis realizado por Cedetrabajo, el ministerio de Hacienda realizó el canje de títulos del tesoro (TES) de corto plazo por títulos de mediano y largo plazo del año 2029 hasta el año 2037. Esto implica una reducción de las necesidades de financiamiento de 2021 y las amortizaciones y vencimientos que se esperaban para el año 2022 en términos de deuda pública. Señala el ministro que con esta decisión previa se vieron solventadas las necesidades de financiamiento del próximo año en 44%, dado que se esperaban obligaciones por USD 6400 millones y ahora solo serán de USD 3700 millones.

En el mecanismo, el ministerio de Hacienda transfirió al Banco de la República un monto en TES clase B equivalente a la asignación en DEG para Colombia. La compra de este dinero lleva a que el ministerio tenga acceso a recursos líquidos bajo unas garantías especiales: no tendrá que pagar estas amortizaciones a otros acreedores, sino que las hará a su propio banco, el cual transfiere sus utilidades a los ingresos nacionales al final del periodo fiscal.

Sin embargo, cabe señalar que un TES clase B tiene una tasa de interés efectiva del 7% y al finalizar el vencimiento se tendrá que pagar el monto de capital al Banco de la República. Por tanto, el mecanismo de compra no es más que pagar deuda pública con DEG, pero que cumple cumpla la particularidad de no hacer parte de una deuda con algún agente económico sino con su propio banco central. Asimismo, esta decisión no afecta los activos totales del banco central, ni la base monetaria ni el nivel de endeudamiento del país.

En este sentido, a pesar del uso fiscal, no hay recursos adicionales, sino una mayor liquidez. No obstante, se espera que esta liquidez sea usada en gasto fiscal para atender las necesidades más apremiantes del país en materia sanitaria, social y económica. El presupuesto para el año 2022, que será aprobado en los próximos días, revelará si se cumple esta situación, sin excepción de la importancia de hacer un seguimiento a su desempeño.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido