Pandora Papers: la estafa global no se detiene

Comparte en redes sociales

El fraude tributario sigue operando a nivel mundial y suma, con esta nueva filtración del consorcio de periodistas ICIJ, una muestra más a lo que las organizaciones, nucleadas en la Red de Justicia Fiscal de América Latina y El Caribe, venimos denunciando desde hace años. La red de servicios financieros offshore trabaja en las sombras perjudicando seriamente los ingresos tributarios de los países en desarrollo. Esta nueva filtración se suma a las escandalosas filtraciones de Offshore Leaks (2013), China Leaks (2014), Panamá Papers  (2016), Bahamas Leaks (2016), Paradise Papers (2017), Dubaï Papers (2018), FinCEN Files (2020), OpenLux (2021), entre otras.

Sostenida por una red de abogados, contadores y grandes firmas de auditoría que ofician de facilitadores elaborando complejas arquitecturas societarias para el fraude, miles de ricos globales y empresas evaden impuestos en sus países o a nivel internacional, mintiendo y defraudando a las administraciones tributarias. Mientras el mundo presencia el debate entre la vida y la muerte de millones de personas producto de la pobreza, marginalidad, falta de empleo, de condiciones de vida digna, maximizada por la pandemia del Covid19, líderes globales y mega corporaciones esconden sus fortunas y sus ganancias para evitar pagar impuestos y contribuir, de esa manera, a pagar las consecuencias del desastre humanitario a nivel global.

Se trata de un entramado opaco de servicios financieros  liderado por megacorporaciones y ricos globales quienes sostienen este esquema de empresas fantasmas, coaptación de los sistemas judiciales e incluso operadores a sueldo en los parlamentos y los poderes ejecutivos de muchos de nuestros países. Mientras la OCDE siga dictando las reglas de lo que se puede o no hacer en materia de transparencia fiscal y financiera, muy pocas cosas cambiarán. Urge democratizar los espacios de debate, los países más afectados por estas estafas deben ser parte de la mesa de discusión. Abogamos por la creación inmediata de un cuerpo intergubernamental, con presencia amplia de la sociedad civil, que funcione en el seno de Naciones Unidas para denunciar y generar propuestas para terminar de una vez por todas con la estafa tributaria a escala global, a través de la planificación fiscal agresiva.

Registros públicos de beneficiarios finales, intercambio automático de información financiera entre países, reportes de actividades de empresas país por país, fortalecimiento de la capacidad regulatoria y verificadora de las administraciones tributarias, fortalecimiento de las regulaciones sobre los mercados de capitales, son algunas de las medidas que deberían tomarse y/o profundizarse para evitar que este fraude sistemático continúe creciendo. No es posible que continúen apareciendo más filtraciones sobre fraudes tributarios y no se tomen medidas al respecto. Exigimos que los países declaren ilegales a las sociedades offshore y los paraísos fiscales para terminar con el secreto bancario y tributario. El mundo no puede permanecer expectante, urge un cambio.

Red de Justicia Fiscal de América Latina y El Caribe


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.