“Ante la pandemia la emisión de DEG desde el FMI deben atender necesidades de gasto esenciales”

Comparte en redes sociales

Estamos en pleno apogeo de la pandemia en el sur global que ya tiene 17 meses de vida, desde su declaración por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS). La emisión de Derechos Especiales de Giro (DEG) llega recién después de ese tiempo y 7 meses después del cambio en la presidencia en la casa blanca USA de la administración Trump a la administración Biden, lo cual es un hecho importante para las economías de la región.

Andrés Arauz, economista ecuatoriano, autor del Manual de uso de los DEG para fines fiscales, hace un análisis acerca de le emisión de Derechos Especiales de Giro (DEG) y el uso que se le debería dar en cada país, en el evento virtual denominado: Asignación de Derechos Especiales de Giro: ¿Para guardar o gastar?” organizado por Latindadd.

La decisión de emitir 650.000 millones de dólares en derechos especiales de giro es una noticia agridulce: por una parte, es el reconocimiento de la gravedad de la crisis y la necesidad de que se tenga un plan unificado en la agenda internacional, pero por otro lado deja el sinsabor de ser insuficiente, a destiempo y con perspectivas de profundizar la desigualdad si no se toman otros correctivos. Por ejemplo, 2/3 de los recursos se orientarán a países que no los necesitan, por lo que deben reasignarse.

Al respecto Arauz afirma: “Los DEG vienen y nacen con desigualdades, asignadas a los países ricos y economías avanzadas, es una clara divergencia en el camino a la recuperación económica en el norte y en el sur. Es claro que los países de economías avanzadas recibieron mayor cantidad  de recursos para pandemia y recuperación económica desde 2020 a la fecha a diferencia de los países en desarrollo que son los que más lo necesitan y los que menos recibieron”.

En relación a si los DEG  implican deuda para los países o no Arauz sostuvo: “Los DEG no son deuda externa porque no hay ninguna obligación de devolverlos al FMI, si el país cambia los DEG por dólares tampoco tiene la obligación de  recambiar esos dólares a DEG de manera viceversa. Lo que ocurre los Estados incurren en este proceso de cambio se atribuye una pequeña tasa de interés por el cambio realizado por el 0.05%…”.

Los países que incrementaron significativamente su deuda con relación al PIB, también fueron obligados a incrementar el servicio de la deuda, con una reacción muy rápida del Fondo Monetario Internacional hacia medidas de austeridad fiscal.

En torno al uso de los DEG el economista ecuatoriano afirma que: “Si bien el FMI recomendó que los DEG sean registrados  estadísticamente como deuda externa,  los países no incurren en pasivos para re pago. El problema de la región es la insuficiencia de recursos fiscales para combatir la pandemia y ayudar a atender necesidades de gastos esenciales, fortalecer reservas, crear espacios para gastos prioritarios urgentes y apoyar políticas públicas como decisión soberana de cada país”.

Un tema importante es que no existe una prohibición de parte del FMI para utilizar estos recursos para fines fiscales y resolver problemas esenciales, “en la actualidad países como Estados Unidos, Canadá yen Reino Unido son los propietarios de los DEG y canalizan estos recursos a los ministerios de finanzas, por lo que no hay impedimento internacional en torno al uso que se les puede dar”, sostuvo Arauz.

Como antecedente de lo que se viene haciendo en América Latina vale la pena recordar que en 2009, el gobierno de Ecuador dispuso que los DEG sean monetizados a dólares y que se acrediten a la cuenta del ministerio de Finanzas, para inyectarlos a la economía del país.

La emisión de los DEG se dará el próximo 23 de agosto. Ya hay países que están disponiendo que los recursos sean asignados a las cuentas del tesoro público, como el caso de Paraguay.

Qué mecanismos se pueden utilizar

En el evento se hizo especial énfasis en que los DEG son de los países miembro, “la asignación corresponde a los países miembro, a los ministerios de finanzas de pada país. La ley monetaria describe los activos que conforman las reservas internacionales, mas no la propiedad originaria o exclusiva de los activos…” sostuvo Arauz.

Asimismo, el ex candidato a la presidencia de Ecuador mencionó varias alternativas de mecanismos de asignación:  “Un primer camino de asignación de DEG es el ministerio a nombre de los Estados, mantiene sus activos en el Banco central con lo cual se cumplen ambos objetivos aumentan las reservas internacionales y se incorporan al presupuesto fiscal,  lo que permite a los gobiernas dar respuestas a los problemas de cada país”.

“Otro camino es la venta de papeles denominados Certificados DEG  que se pueden convertir en dólares para gasto público”, dijo Arauz.

Asimismo menciona un tercer camino: “cuando un banco central insiste en que los DEG son de su propiedad y debe ajustar su método de registro, pueden ser registrados como ingreso extraordinario en el presupuesto del banco y generar utilidades extraordinarias y al finalizar el año puede transferir utilidades como dividendos al ministerio de finanzas para su uso, incluso como adelanto al mes de septiembre de este mismo año por ejemplo; para contar con liquidez inmediata como una especie de movida contable”.

El último mecanismo es el de financiamiento monetario “si el banco central quiere mantener los DEG dentro de su balance y puede otorgar un financiamiento adicional al ministerio de finanzas en condiciones similares a las recibidas (es decir a una tasa del 0,05%), pero Arauz resalta que esta forma implica un endeudamiento interno entre el ministerio y el banco central de cada país

Sin ayuda de recursos fiscales será imposible que se dé una reactivación de la economía de la región, para obtener los recursos de la atención social, sanitaria y ambiental de la población. Los mismos organismos multilaterales coinciden en una nueva década perdida, más aún cuando se calcula que para 2022 los países emergentes ya no contarán con apoyo fiscal adicional para atender la crisis.

Finalmente Patricia Miranda Coordinadora de Incidencia Global de Latindadd sostuvo en el evento que: “los recursos por DEG que no se usen deben ser transferidos en condiciones altamente concesionales para países que realmente  lo necesitan, de acuerdo a sus necesidades.

Hay otras formas de canalizar recursos de una manera más justa y comenzar a retomar discusiones para transformar el sistema monetario actual y global en el que estamos todos”.

Asignación de DEG para América Latina y el Caribe

Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.