Justicia climática y financiera para América Latina y el Caribe

Comparte en redes sociales

La crisis climática es una realidad. Si bien a nivel internacional se ha reconocido que existe una responsabilidad histórica o “deuda climática”, de varios países del norte global en el marco de responsabilidades comunes pero diferenciadas, los impactos negativos del cambio climático trascienden fronteras y no discriminan entre mayores y menores responsables, afectando más injustamente a los países menos desarrollados.

Acceda al documento en este enlace

América Latina y el Caribe (ALC) es responsable de menos del 10% de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), sin embargo, es una región altamente vulnerable a los impactos negativos del cambio climático, ya que es continuamente afectada por eventos climáticos extremos que generan daños y pérdidas económicas, poniendo en riesgo la seguridad alimentaria, hídrica y energética de toda la región y son causantes de migraciones de varios grupos de personas.

Para aportar al debate y construcción de ideas Latindadd ha publicado “Análisis del Financiamiento Climático Internacional en América Latina y el Caribe, desde un enfoque de Justicia Climática y Financiera”, documento desarrollado por Carola Mejía, investigadora de Latindadd. que plantea en este informe la situación actual del financiamiento climático en América Latina, los desafíos, recomendaciones y hace un llamado a los distintos actores regionales y globales, a implementar políticas más ambiciosas por un futuro justo, sostenible y a la gestión de una mayor canalización de fondos de parte de países desarrollados.

Si bien a nivel internacional, en el marco del Acuerdo de París, los países desarrollados se han comprometido a movilizar USD 100.000 millones anuales para apoyar a los países menos desarrollados a mitigar el cambio climático y adaptarse a sus efectos, aún no se ha llegado a cumplir esa meta. ALC no ha estado beneficiándose mayormente de dicho financiamiento, que principalmente llega a la región en forma de préstamos que incrementan los actuales niveles de deuda, por ser elevados limitando el espacio fiscal para avanzar en la búsqueda de un desarrollo sostenible.

Por otro lado, la convergencia de crisis en los últimos 2 años ha debilitado la agenda climática, tanto a nivel regional como global; lo cual hace que los desafíos económicos, sociales y ambientales sean mayores y afecten negativamente, principalmente, a los grupos más vulnerables.

En el análisis realizado se observa una gran ventana de oportunidad para abordar las múltiples crisis que enfrenta la región, si las decisiones sobre el gasto público e inversión dirigidas a programas de reactivación económica post-Covid19, consideran una visión integral de los problemas, y una mirada de largo plazo, que priorice medidas que además de generar ingresos, empleo y bienestar para la población, aporten a la reducción de emisiones de GEI y/o a la construcción de mayor resiliencia frente a los efectos adversos del cambio climático.

“Análisis del Financiamiento Climático Internacional en América Latina y el Caribe, desde un enfoque de justicia climática y financiera” es un nuevo aporte de Latindadd al conocimiento de la realidad, a partir de una mirada reflexiva.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.