Analizan problemática de deuda América Latina y uso de los DEG

Comparte en redes sociales

Con el objetivo de conocer el ABC de la Deuda en la región y particularmente en Nicaragua y de sensibilizar a los sindicatos para asumir el tema de moratoria de la deuda como bandera de lucha e introducir el tema DEG para demandar recursos que sean dirigidos un uso en inversión social, se desarrolló el evento virtual “Nicaragua: Derechos Especiales de Giro (DEG) y Deuda en Contexto COVID-19” organizado por RENICC, la Confederación Sindical de Trabajadores Zona Franca, la Coordinadora regional de sindicatos de la Maquila y la presencia de representantes de diferentes regiones de Nicaragua con el apoyo de Latindadd.

Patricia Miranda, Directora de Incidencia Global de la Red Latinoamericana por Justicia Económica y Social – Latindadd manifestó que América Latina es la región más afectada del mundo por el impacto de la pandemia, más de 3 millones de empresas han cerrado y desde 2019 la pobreza en América Latina crece mientras que el PIB per cápita decrece, hasta llegar a casi 45 millones de personas en situación de pobreza, con desigualdades muy altas que generan una desaceleración de las economías.

Miranda precisó que la deuda externa en Nicaragua se ha incrementado, así como la deuda con acreedores internos y advirtió por el riesgo que representa el incremento de la deuda externa del sector privado con acreedores externos. “La deuda pública de Nicaragua se acerca al 50% del PIB y si se suma la deuda externa contraída por el sector privado este porcentaje puede llegar fácilmente al 90% del PIB del país”, agregó la especialista de Latindadd.

Patricia Miranda, directora de Incidencia Global de Latindadd.

Recalcó que el peso de la deuda tiene muchos impactos en la región, fundamentalmente en inversión social, las condiciones financieras no son buenas y el acceso a créditos resulta caro para los países. Se evidencia una prioridad de pago a los acreedores; no como respuesta a las necesidades de inversión social, la vida no es prioridad, surgen políticas de austeridad, recortes de gastos y medidas laborales de fuerte impacto en los trabajadores, muchas veces hay una ausencia de un enfoque de derechos humanos que genera más pobreza y desigualdades.

Por otro lado, se presentan falsas soluciones tales como: suspender temporalmente el servicio de la deuda, el hecho de que solo contemplen acreedores bilaterales descuidando las inversiones de tipo social.

Qué propone Latindadd en este ámbito: promover la condonación de la deuda de los países al menos por 2 o 3 años para dar alivio y respiro a los países, reestructurar la deuda interna y externa para bajar y aliviar y liberar recursos y atender necesidades de las personas de manera transparente y oportuna, dando prioridad en inversión social.

Mario Valencia, Investigador en Sistemas de Deuda de Latindadd, manifestó que ante la problemática que ha causado la deuda en América Latina existe una salida o alternativa importante en términos de recursos frescos para la región. Se trata de los Derechos Especiales de Giro (DEG) que pueden servir para apalancar más recursos que no son deuda y pueden atender necesidades básicas en cada unos de los países de ingreso medio de la región y particularmente en Nicaragua.

“Son un activo de reserva que están en los bancos centrales, son creados mediante acuerdos políticos internacionales, algunos analistas lo llaman “oro de papel” o moneda de emergencia”, precisó.

Valencia mencionó que es importante resaltar que no se trata de una deuda, estos recursos no deben ser devueltos al FMI, ni a los países que tienen la canasta de los DEG; por lo tanto, no se incorporan a un programa, ni incluyen ninguna de las condicionalidades del FMI. El único pago que se realiza es de intereses, según el uso estos recursos, que es muy bajo y actualmente alcanza el 0,05%.

Asimismo, los países ricos, si no los necesitan, también pueden trasladar estos recursos a otras naciones pobres o incluso de ingresos medios. Pueden renunciar a su asignación de DEG y permitir que otros países más necesitados los usen.

Mario Valencia, Investigador en Sistemas de Deuda de Latindadd.

“Las organizaciones de la sociedad civil de América Latina, debemos incidir ante nuestros gobiernos y congresos para insistir en la importancia y urgencia de la emisión de estos recursos. Además, de continuar solicitando que los países ricos los trasladen al resto y que los gobiernos no dejen estos recursos en reservas internacionales, sino que sean aprovechados en gasto público para paliar la crisis económica y social”, afirmó Valencia al término de su intervención.

Desde el mes de agosto los países pueden recibir estos recursos por una sola vez y se plantea la posibilidad de gestionar ante los Gobiernos para solicitar estos recursos para atención de necesidades básicas de impacto en la población vulnerable, más aun en situación de pandemia. (José Luis Mancilla)


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.