Líderes mundiales desperdician oportunidad para reformar Arquitectura de la Deuda Internacional

Comparte en redes sociales

Redacción. A pesar de las limitaciones de la Iniciativa de Suspensión del Servicio de la Deuda (DSSI) del G20, los jefes de estado y las instituciones financieras más poderosas del mundo continúan apegándose a ella obstinadamente, junto con su Marco Común, a pesar de que excluyen a la mayoría de los países de ingreso medio y no consiguen la participación de acreedores privados. Como dijo el martes 29 el presidente argentino, no puede haber una recuperación global cuando hay países excluidos de las soluciones.

Jean Saldahna, Director de la Red Europea de Deuda y Desarrollo (Eurodad), dijo: “Celebramos los llamados de Jamaica y Argentina para una reforma fundamental de la arquitectura de la deuda y la necesidad de un marco multilateral para la reestructuración de la deuda. Pero fueron voces solitarias mientras otros actores poderosos continuaron respaldando el statu quo, tirando por la borda la oportunidad sobre la reforma de la deuda más adelante. Esto tendrá efectos desastrosos para las personas en el Sur Global, a quienes el DSSI les está fallando rotundamente mientras la pandemia Covid-19 continúa destruyendo vidas.”

La reunión fue convocada por el Secretario General de Naciones Unidas, António Guterres, junto con el Primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau, y el Primer Ministro de Jamaica, Andrew Holness. Se pretendía que los líderes mundiales discutieran la arquitectura internacional de la deuda y el acceso a liquidez como parte de la Iniciativa de Financiamiento para el Desarrollo en la Era de COVID-19 y la Iniciativa Más Allá (FfDI). Sin embargo, las decisiones sobre cuestiones globales como la deuda soberana se dejaron una vez más en manos de clubes de membresía exclusivos dominados por prestamistas, como el G20, y no en foros multilaterales y democráticos como la ONU. Los países ricos siguen dando prioridad a su propio poder sobre la solidaridad global, dejando atrás a muchas personas.

Patricia Miranda, Coordinadora de Incidencia Política de la Red Latinoamericana por la Justicia Económica y Social (Latindadd), dijo: “Un marco multilateral en el seno de la ONU es la única manera de resolver las agobiantes crisis de deuda que afectan a los más pobres del mundo. Ésta es la única manera de garantizar la condonación de la deuda de manera justa y ordenada, donde los países en desarrollo tengan un asiento en la mesa. Esto garantizaría un futuro de préstamos y créditos responsables junto con una regulación basada en los derechos humanos y la justicia de género.”

Al dirigirse al evento, Lidy Napcil, Coordinadora del Movimiento de los Pueblos Asiáticos sobre Deuda y Desarrollo (APMDD), dijo: “A lo largo de décadas de explotación, los países ricos acumularon una deuda social y ecológica con la población de los países en desarrollo que es superior a nuestra deuda financiera. Hoy en día, estas mismas naciones ricas no logran ofrecer las soluciones de cambio de sistema que necesitamos, incluida la cancelación inmediata de la deuda por parte de todos los prestamistas para todos los países que lo necesitan.”

Jason Rosario Braganza, director ejecutivo de Foro y Red Africana sobre la Deuda y el Desarrollo (AFRODAD, por sus siglas en inglés), dijo: “Aquí hay una oportunidad de caminar y masticar chicle para que los líderes mundiales y las OSC no dejen pasar, si queremos avanzar juntos. La retórica debe ir acompañada de una voluntad política tangible para corregir los desequilibrios de poder que aíslan a los países pobres en favor de la financiación privada. Hacemos un llamado a que las personas se coloquen en el centro de la recuperación y no las ganancias. Esta es la única forma de salir de la pandemia con daños mínimos y una década perdida en resultados socioeconómicos.”

Las organizaciones de la sociedad civil de todo el mundo están pidiendo una nueva Conferencia de Financiamiento para el Desarrollo – Monterrey +20, donde el tema de la arquitectura económica global está firmemente sobre la mesa. Como dijo durante la reunión la recién nombrada Directora General de la OMC, Ngozi Okonjo-Iweala, “las décadas perdidas son una elección de política”. Dado que el mundo necesita un liderazgo y acciones significativas, la elección de políticas para los líderes de los países ricos parece, por ahora, no estar a la altura, condenando a millones a la pobreza.

Notas para los editores:

Este comunicado de prensa ha sido publicado por el Civil Society FfD Group, facilitado por Eurodad con el apoyo de APMDD, Afrodad, Latindadd y SID.

Contacto con los medios: Omar Olivares, Coordinador de comunicaciones: omarolivares@latindadd.org

 

READ ON ENGLISH


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir al contenido