Argentina: a un paso de lograr el impuesto a la riqueza

Comparte en redes sociales

Redacción. Esta semana la Cámara de Diputados de Argentina dio el visto bueno al proyecto de ley presentado por el Frente de Todos, que planteaba crear un impuesto a las grandes fortunas, tasando a los patrimonios por encima de los 200 millones de pesos, lo que gravaría a la riqueza de unos 9000 ciudadanos y ciudadanas de dicho país, es decir, menos del 0.02% de su población.

Ahora, la decisión de aprobar el proyecto de ley reside en la Cámara de Senadores, a donde debería llegar la próxima semana para ser debatido en el pleno, y todo indica que también contaría con la aprobación de esta parte del legislativo argentino. Luego de eso, solo faltaría la promulgación por parte del Ejecutivo, es decir, el Presidente Alberto Fernández.

Adrian Falco, coordinador regional de la Red de Justicia Fiscal de América Latina y el Caribe (RFJ-LAC) conversó con LatindaddNoticias al respecto, e indicó que este nuevo impuesto significa “un poco de justicia social en un sistema económico que profundiza la desigualdad. Falta el tratamiento del proyecto de Ley en la cámara de Senadores, donde el oficialismo, dada la mayoría con la que cuenta, solo necesitará sus propios votos para aprobarla. Quiero aclarar que la aprobación no será un trámite, pero está avanzando firmemente”.

La intención de crear un impuesto a la riqueza y a las grandes fortunas surgió como una idea para enfrentar la crisis económica y social que ha causado la pandemia por el nuevo coronavirus, que ha dejado en el desempleo a millones de personas en toda la región, y ha afectado los recursos que pueden recaudar los gobiernos. Uno de los usos que podría darse a lo recaudado con este impuesto, llamado en algunos países como “impuesto solidario”, es entregar bonos monetarios a la población que se quedó sin trabajo por la cuarentena que impusieron todos los países para intentar frenar el avance de la Covid-19; así como cerrar las brechas económicas que con los efectos devastadores de la pandemia, se han acrecentado.

“La pandemia nos ha confirmado, crudamente, que nuestros sistemas de salud son paupérrimos en muchos sentidos, y en gran parte debido a la exigua inversión en ellos. La pandemia puso un pie sobre las espaldas de los que menos tienen, hundiéndolos más en la miseria. Es deber del Estado resolver la situación de esas personas, y los recursos de los que se pueda valer se vuelven, dada esta crisis, en recursos públicos”, aclaró Falco.

La propuesta argentina habla de un impuesto único y extraordinario, es decir solo sería cobrado por una vez. Sin embargo, la realidad que van revelando las cifras de organismos como la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) sobre el golpe económico que ha ocasionado la pandemia en la región, nos muestran un panorama difícil de solucionar con lo que pueda recaudar en una única vez un impuesto como el que plantea el “Frente de Todos”.

Sin embargo, pensar que esta tasa puede ser la solución a los problemas estructurales de la mayoría, o todas, las sociedades de la región es quedarse en sola un retazo de la fotografía real. “Este aporte extraordinario, que a mi parecer debería ser un impuesto permanente, es un paso importante. No descuidemos el tema de fondo. Necesitamos un debate profundo sobre un nuevo sistema tributario, que sirva para reducir las desigualdades y no, como el actual, que las profundiza”.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.