427 mil millones de dólares se pierden anualmente en las guaridas fiscales

Comparte en redes sociales

El equivalente al salario anual de una enfermera se pierde cada segundo en los paraísos fiscales. Estudio revela las pérdidas de los países debido al abuso fiscal de las corporaciones multinacionales, con datos del informe país por país de la OCDE que cubren las que superan el umbral de facturación de $ 750 millones, y la evasión fiscal por parte de particulares.

Los países pierden un total de más de 427 mil millones de dólares en impuestos cada año debido al fraude fiscal corporativo y la evasión fiscal privada, que les cuesta a los países en total el equivalente casi 34 millones de salarios anuales de personal de enfermería cada año, o el salario anual de una enfermera cada segundo. Esto es lo que revela el primer reporte El Estado de la Justicia Fiscal, publicado hoy (20 de noviembre) por Tax Justice Network, la Internacional de Servicios Públicos y la Alianza Global por la Justicia FiscalHaga clic aquí para descargarlo.

El Estado de la Justicia Fiscal 2020 recoge la desigualdad mundial en cifras alarmantes. Los países de ingresos más bajos pierden más de la mitad de lo que gastan en salud pública cada año en paraísos fiscales, lo que resulta suficiente para cubrir los salarios anuales de casi 18 millones de personal de enfermería cada año“, dice Dereje Alemayehu, coordinador ejecutivo de la Alianza Global por la Justicia Fiscal.

La incapacidad de la OCDE de aplicar reformas significativas a las normas fiscales mundiales en los últimos años, a pesar de las reiteradas declaraciones de buena voluntad, ha dejado claro que la tarea era imposible para un club de países ricos. Dado que los datos actuales muestran que los países de la OCDE son colectivamente responsables de casi la mitad de todas las pérdidas fiscales mundiales, la tarea también resultó claramente inapropiada para un club muy vinculado con las guaridas fiscales mundiales“, destaca. “Debemos elaborar un convenio fiscal de la ONU para introducir reformas fiscales mundiales. Solo trasladando el proceso de creación de normas fiscales mundiales a la ONU podemos asegurarnos de que la gobernanza fiscal internacional sea transparente y democrática y de que nuestro sistema fiscal mundial sea realmente justo, equitativo, y respete los derechos fiscales de los países en desarrollo”, concluye Alemayehu, subrayando el llamado que la Alianza Global por la Justicia Fiscal y sus miembros impulsan desde su creación.

La edición inaugural de El Estado de la Justicia Fiscal constituye el primer estudio que mide exhaustivamente cuánto pierde cada país, tanto debido al fraude fiscal corporativo como a la evasión fiscal privada, lo que marca un gran paso adelante en la transparencia fiscal. Si bien los estudios anteriores sobre la magnitud del fraude fiscal corporativo a nivel mundial han tenido que enfrentarse a la nebulosa del secreto financiero que rodea a los asuntos fiscales de las empresas multinacionales, el Estado de la Justicia Fiscal analiza datos que las propias empresas multinacionales han comunicado a las autoridades fiscales y han sido publicados recientemente por la OCDE, permitiendo a los autores del informe calcular directamente las pérdidas fiscales derivadas del fraude fiscal corporativo perceptible. Los datos, denominados datos de informes desglosados por países, representan una medida de transparencia propuesta por primera vez por Tax Justice Network en 2003. Después de casi dos décadas de campaña, la OCDE puso los datos a disposición del público en julio de 2020, aunque solo ocurrió después de que los datos de las empresas multinacionales fueran agregados y anonimizados.

De los 427 mil millones de dólares en impuestos que se pierden cada año en los paraísos fiscales a nivel mundial, el Estado de la Justicia Fiscal 2020 informa que 245 mil millones se pierden directamente debido al fraude fiscal corporativo por parte de las empresas multinacionales y 182 mil millones debido a la evasión fiscal privada. Las empresas multinacionales pagaron miles de millones menos en impuestos de lo que deberían al transferir 1,38 billones de beneficios de los países donde fueron generados a paraísos fiscales, donde las tasas fiscales corporativas son extremadamente bajas o inexistentes. Los evasores fiscales privados pagaron menos impuestos de los que deberían al almacenar un total de más de 10 billones de dólares de activos financieros en el extranjero.

Los países en desarrollo se ven más afectados por el fraude fiscal mundial

Si bien los países de ingresos más altos pierden más impuestos debido al fraude fiscal mundial, el Estado de la Justicia Fiscal 2020 muestra que las pérdidas fiscales conllevan consecuencias mucho mayores en los países de ingresos más bajos. Los países de ingresos más altos pierden en total más de 382 mil millones de dólares cada año, mientras que los países de ingresos más bajos pierden 45 mil millones de dólares. No obstante, las pérdidas fiscales de los países de ingresos más bajos equivalen a casi el 52% de sus presupuestos combinados de salud pública, mientras que las pérdidas fiscales de los países de ingresos más altos equivalen al 8% de sus presupuestos combinados de salud pública. Del mismo modo, los países de ingresos más bajos pierden el equivalente al 5,8% de los ingresos fiscales totales que suelen recaudar al año debido al fraude fiscal mundial, mientras que los países de ingresos más altos pierden en promedio el 2,5%.

El mismo patrón de desigualdad mundial también queda fuertemente patente cuando se comparan regiones en el norte global y en el sur global. América del Norte y Europa pierden en impuestos más de 95 mil millones de dólares y más de 184 mil millones de dólares respectivamente, mientras que América Latina y África pierden más de 43 mil millones de dólares y más de 27 mil millones de dólares respectivamente. Sin embargo, las pérdidas fiscales de América del Norte y Europa equivalen respectivamente al 5,7% y el 12,6% de los presupuestos de salud pública de las regiones, mientras que las pérdidas fiscales de América latina y África equivalen respectivamente al 20,4% y al 52,5% de los presupuestos de salud pública de las regiones.

Los países desarrollados son responsables de casi todas las pérdidas fiscales mundiales

Al evaluar qué países son los más responsables del fraude fiscal mundial, el Estado de la Justicia Fiscal 2020 proporciona la evidencia más sólida hasta la fecha de que los mayores facilitadores del fraude fiscal mundial son los países ricos en el núcleo de la economía mundial y sus dependencias, no los países que figuran en la altamente politizada lista negra de paraísos fiscales de la UE o en las pequeñas islas bordeadas de palmeras según la creencia popular. Los países de ingresos más altos son responsables del 98% de las pérdidas fiscales de los países, lo que les cuesta a los países de todo el mundo más de 419 mil millones de dólares en impuestos perdidos cada año, mientras que los países de ingresos más bajos son responsables de solo el 2%, lo que les cuesta a los países más de 8 mil millones de dólares de impuestos perdidos cada año.

Las cinco jurisdicciones más responsables de las pérdidas fiscales de los países son el territorio británico de Caimán (responsable del 16,5% de las pérdidas fiscales mundiales, equivalente a más de 70 mil millones de dólares), el Reino Unido (10%; más de 42 mil millones de dólares), los Países Bajos (8,5 %; más de 36 mil millones de dólares), Luxemburgo (6,5%; más de 27 mil millones de dólares) y Estados Unidos (5,53%; más de 23 mil millones de dólares).

Los países del G20 que se reúnen mañana son responsables de más de una cuarta parte de las pérdidas fiscales globales

Los países miembros del G20 que se reúnen este fin de semana para la Cumbre de Líderes 2020 son colectivamente responsables del 26,7% de las pérdidas fiscales mundiales, lo que cuesta a los países más de 114.000 millones de dólares en impuestos perdidos cada año. Los propios países del G20 también pierden más de 290.000 millones de dólares cada año.

En 2013, el G20 ordenó a la OCDE exigir la recopilación de los datos de los informes país por país (CBCR) analizados por el Estado de Justicia Fiscal 2020, una medida a la que la OCDE se había resistido durante mucho tiempo hasta entonces. En 2020, la consulta de la OCDE sobre la presentación de informes país por país destacó dos demandas principales de los inversores, la sociedad civil y los principales expertos: que el estándar técnico sea reemplazado por el estándar mucho más global de la Iniciativa de Informes y, lo que es más importante, que los datos se hagan públicos.

La Red de Justicia Fiscal hace un llamado a la cumbre de jefes de estado del G20 este fin de semana para exigir la publicación de informes país por país de las multinacionales individuales, de modo que los abusadores de impuestos corporativos y las jurisdicciones que los facilitan puedan ser identificados y responsabilizados.

Alex Cobham, director ejecutivo de la Red para la Justicia Fiscal, afirmó:

“Un sistema fiscal mundial que pierde más de 427 mil millones de dólares al año no es un sistema deficiente, es un sistema programado para fallar. Bajo la presión de los gigantes corporativos y el poder de los paraísos fiscales como los Países Bajos y la red del Reino Unido, nuestros gobiernos han programado el sistema fiscal mundial para priorizar los deseos de las empresas y las personas más adineradas sobre las necesidades de todos los demás. La pandemia ha puesto de manifiesto el grave coste de convertir la política fiscal en una herramienta para complacer a los defraudadores fiscales en lugar de proteger el bienestar de las personas”.

“Ahora más que nunca debemos reprogramar nuestro sistema fiscal mundial para que priorice la salud y los medios de vida de las personas por encima de los deseos de quienes se empeñan en no pagar impuestos. Instamos a los gobiernos a que introduzcan un impuesto a los beneficios excesivos para las grandes empresas multinacionales que han defraudado a los países durante años, destinado a aquellas cuyas ganancias se han disparado durante la pandemia, mientras que las empresas locales se han visto obligadas a cerrar. En el caso de los gigantes de la tecnología digital que afirman que defienden nuestros mejores intereses mientras han eludido miles de millones en impuestos, este puede ser su impuesto de redención. Un impuesto sobre el patrimonio junto con el anteriormente citado garantizaría que aquellos con los “hombros más anchos” contribuyan como deberían en este momento decisivo”.

Rosa Pavanelli, Secretaria General de la Internacional de Servicios Públicos, declaró:

“La razón por la que los trabajadores de la salud de primera línea enfrentan la falta de equipos de protección personal (EPP) y una falta brutal de personal es porque nuestros gobiernos pasaron décadas persiguiendo la austeridad y la privatización mientras permitían el abuso de impuestos corporativos. Para muchos trabajadores, ver a estos mismos políticos “aplaudiendo” ahora es un insulto. La creciente ira pública debe canalizarse en acciones reales: hacer que las corporaciones y los mega ricos finalmente paguen su parte justa para reconstruir mejores servicios públicos.

“Cuando se reducen los departamentos de impuestos y se recortan los salarios, a las corporaciones y los multimillonarios les resulta aún más fácil robar dinero de nuestros servicios públicos y llevarlo a sus cuentas bancarias en el extranjero. Por supuesto, esto no es un accidente; muchos políticos han enviado voluntariamente a los guardias a casa. La única forma de financiar la recuperación a largo plazo es asegurándose de que nuestras autoridades fiscales tengan el poder y el apoyo que necesitan para evitar que las corporaciones y los mega ricos no paguen su parte justa. La riqueza existe para mantener nuestras sociedades en funcionamiento, nuestros vulnerables vivos y nuestros negocios a flote: solo tenemos que evitar que fluya hacia el exterior.

“Seamos claros. La razón por la que las corporaciones y los mega ricos abusan de miles de millones en impuestos no es porque sean innovadores. Lo hacen porque saben que los políticos les permitirán salirse con la suya. Ahora que hemos visto los resultados brutales, nuestros líderes deben detener los miles de millones que fluyen de los servicios públicos a cuentas en el extranjero, o arriesgarse a alimentar el cinismo y la desconfianza en el gobierno.”

Responsabilidad por las pérdidas fiscales mundiales

  • La telaraña del Reino Unido es responsable de más de un tercio de las pérdidas fiscales mundiales

El territorio británico de ultramar Caimán es responsable del mayor porcentaje de las pérdidas fiscales de los países, lo que cuesta a otros países más de 70 mil millones de dólares en impuestos perdidos cada año. No obstante, Caimán solo es una jurisdicción que pertenece a la red de territorios de ultramar y dependencias de la Corona del Reino Unido, donde el Reino Unido tiene plenos poderes para imponer o vetar la legislación y donde la facultad de nombrar a funcionarios gubernamentales clave recae en la Corona británica. Conocida tristemente como la telaraña del Reino Unido, una extensa investigación ha documentado las formas en que la red opera como una red de paraísos fiscales que facilitan el fraude fiscal corporativo y privado, en cuyo núcleo se encuentra la ciudad de Londres.

La mayoría de los territorios de ultramar y dependencias de la Corona del Reino Unido ocuparon un lugar destacado en el índice de paraísos fiscales corporativos de la Red para la Justicia Fiscal en 2019, una clasificación sobre lo cómplices que son los sistemas legales y financieros de los países a la hora de permitir el fraude fiscal corporativo mundial. El índice de paraísos fiscales corporativos había calculado anteriormente que el Reino Unido y su red de territorios de ultramar y dependencias de la Corona son colectivamente responsables de un tercio del riesgo en el mundo de fraude fiscal corporativo mundial.

Si bien el índice midió el riesgo de fraude fiscal corporativo, no logró medir directamente las pérdidas fiscales corporativas derivadas de dicho riesgo debido a la dificultad que suponía medir el fraude fiscal corporativo antes de que la OCDE publicara los datos de informes desglosados por países el verano pasado.

El Estado de la Justicia Fiscal 2020 confirma hoy que la telaraña del Reino Unido es responsable del 28,5% de las pérdidas fiscales en las que incurren los países debido al fraude fiscal corporativo. Incluyendo las pérdidas fiscales debido a la evasión fiscal privada, la telaraña del Reino Unido es responsable del 37,4% de todas las pérdidas fiscales sufridas por los países de todo el mundo, lo que les cuesta a los países más de 160 mil millones de dólares en impuestos perdidos cada año.

  • El “eje de la evasión fiscal” es responsable de más de la mitad de las pérdidas fiscales del mundo

El índice de paraísos fiscales corporativos 2019 había estimado previamente que el Reino Unido, junto con su red de territorios de ultramar y dependencias de la corona, Luxemburgo, Suiza y los Países Bajos juntos son responsables de la mitad del riesgo mundial de fraude fiscal corporativo, lo cual le valió al grupo la etiqueta de “eje de evasión fiscal”9. La Red de Justicia Fiscal reveló en abril de 2020 que el eje de la evasión fiscal le cuesta a la UE más de 27 mil millones de dólares en impuestos perdidos cada año debido a las empresas multinacionales estadounidenses que operan solo en la UE.10

El reporte “Estado de la Justicia Fiscal” confirma que el eje de la evasión fiscal es colectivamente responsable de más del 47.6% de las pérdidas fiscales mundiales causadas por el fraude fiscal corporativo. Incluyendo las pérdidas fiscales debido a la evasión fiscal privada, el eje de la evasión fiscal es responsable del 55% de todas las pérdidas fiscales sufridas por países de todo el mundo, lo que cuesta a los países casi 237 mil millones de dólares en impuestos perdidos cada año.

  • Las jurisdicciones de la UE incluidas en la lista negra causan menos del 2% de las pérdidas fiscales mundiales, los estados miembros de la UE causan el 36%

De las 12 jurisdicciones incluidas en la lista negra de paraísos fiscales de la UE, solo 8 jurisdicciones contaban con datos disponibles para poder ser analizados por el Estado de la Justicia Fiscal 2020: Barbados, Fiyi, Palau, Panamá, Samoa, Trinidad y Tobago, las Islas Vírgenes de EE. UU., Vanuatu, y Seychelles. En total, estas 8 jurisdicciones son responsables del 1,72% de las pérdidas fiscales de los países, lo que les cuesta a los países más de 7 mil millones de dólares en impuestos perdidos al año. El movimiento de la justicia fiscal critica desde hace mucho tiempo la lista negra de la UE por excluir a los principales paraísos fiscales del mundo y centrarse en jurisdicciones que son secretas, pero desempeñan un papel insignificante en la economía mundial. El Estado de la Justicia Fiscal 2020 confirma que dos jurisdicciones incluidas en la lista negra de la UE, Palau y Trinidad y Tobago, aunque no cooperaron con las regulaciones fiscales internacionales, no produjeron pérdidas fiscales perceptibles para otros países.

Por otro lado, el territorio británico Caimán, que fue incluido por poco tiempo en la lista negra por primera vez en febrero de 202013 y luego eliminado en octubre de 2020 después de que se considerara que cumplía con las normas fiscales internacionales, es responsable de gran parte de las pérdidas fiscales de los países (16,5% de las pérdidas fiscales mundiales, equivalentes a más de 70 mil millones de dólares). La Red para la Justicia Fiscal sostiene que el hecho de que se considerara que Caimán cumplía con las normas fiscales internacionales pese a ser el mayor facilitador en el mundo del fraude fiscal mundial es una prueba de que las actuales normas fiscales internacionales no cumplen el propósito que persiguen.

Los estados miembros de la UE son responsables del 36% de las pérdidas fiscales mundiales, lo que les cuesta a los países más de 154 mil millones de dólares en impuestos perdidos cada año.

Tres medidas que los gobiernos deberían adoptar

La Red para la Justicia Fiscal, la Internacional de Servicios Públicos y la Alianza Global para la Justicia Fiscal instan a los gobiernos que tomen tres medidas urgentes para abordar el fraude fiscal mundial:

  • Introducir un impuesto a los beneficios excesivos, también conocido como “impuesto de redención”, para las empresas multinacionales que obtengan ganancias excesivas durante la pandemia, como las empresas digitales globales, con el fin de acabar con los fraudes de transferencia de beneficios. Las ganancias excesivas de las empresas multinacionales se identificarían a nivel mundial, no a nivel nacional, a fin de evitar que las empresas declaren menos ganancias transfiriéndolas a paraísos fiscales. Cada país donde opera la empresa multinacional tendría derecho a gravar un porcentaje de las excesivas ganancias mundiales de la empresa en función de las tasas fiscales corporativas locales del país. La cantidad del porcentaje de ganancias excesivas que se asigna a un país para ser gravada se basaría en el porcentaje de personal y de ventas de la empresa multinacional ubicada en el país. Los países donde las empresas multinacionales contratan más empleados, gestionan fábricas y oficinas, y venden bienes y servicios, es decir, llevan a cabo actividades empresariales reales, tendrán derecho a gravar un porcentaje de las ganancias excesivas de las empresas a tasas fiscales corporativas locales más elevado que los países donde la empresa multinacional solo exista como un buzón de correo alquilado con fines de transferencia de beneficios. Este método de gravar las ganancias mundiales se conoce como fiscalidad unitaria.
  • Introducir un impuesto sobre el patrimonio para financiar la respuesta a la Covid-19 y abordar las desigualdades a largo plazo que la pandemia ha acentuado, estableciendo tasas punitivas para los activos extraterritoriales de titularidad opaca y un compromiso entre los gobiernos para acabar con esta opacidad. Durante la pandemia ya se ha experimentado una explosión en el valor de los activos de las personas adineradas, incluso cuando el desempleo se ha disparado a niveles récord en muchos países.
  • Establecer un convenio fiscal de la ONU que garantice un foro mundial y genuinamente representativo para elaborar normas multilaterales uniformes para la fiscalidad corporativa, para la cooperación fiscal necesaria entre los gobiernos y para ofrecer una transparencia fiscal integral y multilateral.

Tomado de: Alianza Global por la Justicia Fiscal


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.