FACTI Panel: Lavado de activos causa pérdidas por 1.6 billones de dólares

Comparte en redes sociales

Un total de 1.6 billones de dólares se perdieron a causa de lavado de activos, principalmente de actividades vinculadas a la evasión, narcotráfico y crimen organizado[1], advirtió el Panel de Alto Nivel sobre la Responsabilidad, la Transparencia y la Integridad Financiera Internacional para Lograr la Agenda 2030 (Facti Panel), a la vez que detalló que este monto equivale al 2.7% del PBI mundial.

De acuerdo a información difundida también por el Facti Panel, organismo creado en el seno de la Asamblea General de Nacionales Unidas en 2019, al menos un monto similar al 10% del PBI mundial corresponderían a activos financieros radicados en territorios offshore, y alrededor de 7 billones de dólares de fortunas privadas estarían escondidos en guaridas fiscales.

El panel destaca que la elusión y la evasión de impuestos disminuyen los ingresos nacionales, mientras que la corrupción y los delitos financieros desvian recursos destinados a la inversión en desarrollo sostenible. Estos abusos compensan la impacto positivo de la inversión pública y privada y la asistencia internacional. Ellos erosionan la capacidad de los países para proporcionar servicios básicos y socavar los esfuerzos mundiales para lograr objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Para la cochair del Facti Panel, Dalia Grybauskaitė, “muchos bancos están confabulados y muchos gobiernos están estancados en el pasado. A todos nos están robando, especialmente a los pobres del mundo”. También, llamó la atención sobre la corrupción y la evasión fiscal, al calificar a ambas como “desenfrenadas”.

 

Corrupción y evasión fiscal

¿Pero a cuánto equivalen actualmente estos dos flagelos para las economías de los países? Grybauskaitė estimó que solo en pagos de sobornos para funcionarios corruptos en países emergentes, se mueven entre 20,000 y 40,000 millones de dólares cada año; mientras que la transferencia de ganancias (Erosión de la base imponible y traslado de beneficios o BEPS, por sus siglas en inglés) ascienden entre 500,000 a 600,000 millones de dólares.

Aunque gran parte de este dinero se mueve usando las estructuras de grandes bancos (como reveló hace poco el informe #FinCEN), la mayoría está alojado en territorios de alta opacidad financiera, es decir paraísos fiscales ó  guaridas fiscales. Esto hace que los montos sean solo estimaciones derivadas de organismos como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE), lo que a la vez evidencia que las cifras reales podrían ser muy superiores.

En ese sentido, el Facti Panel presentó su informe durante la 75° Asamblea General de la ONU, en el que enumeró una serie de reformas urgentes en el sector financiero internacional y en materia de cooperación fiscal entre los países, a fin de poner un alto a estas actividades que socavan los recursos de los Estados, dinero que en los países en desarrollo y emergentes significan la diferencia entre la vida y la muerte, más aún en el contexto de la actual pandemia por coronavirus.

Así, los integrantes del referido panel instaron a los líderes reunidos en Naciones Unidas a que se dé a conocer la titularidad real de las compañías extranjeras cuando una investigación lo requiera, impedir que las multinacionales transfieran sus ganancias a países con esquemas de tributación más bajos (guaridas fiscales); así como gravar a las empresas digitales localmente, entre otras propuestas más.

El panel además destaca que una inadecuada gobernanza mundial frena el progreso hacia el logro del objetivo común del desarrollo sostenible. El panel encuentra que la falta de confianza y la inclusión impregna nuestros sistemas, lo que socava la implementación de las reglas existentes y evitar que se hagan mejores. Los países deben unirse para acordar soluciones integrales. Este drenaje de recursos hace más que un daño financiero. Erosiona la confianza de los contratos sociales  así como los sistemas de gobernanza internacional, aumenta las desigualdades dentro y entre las naciones y también socava su capacidad para respetar, proteger y cumplir los derechos humanos.

Al comentar sobre la necesidad de transparencia y rendición de cuentas en el sistema financiero mundial, Eryn Schornick, directora interina de la Financial Transparency Coalition (FTC), dijo: “Este es un gran paso adelante para reconocer que los flujos financieros ilícitos están poniendo vidas en riesgo en estos tiempos inciertos de la pandemia cuando la corrupción y el abuso fiscal están privando a los gobiernos de los ingresos críticos necesarios para brindar atención médica y educación, servicios importantes para una vida libre de pobreza y privaciones ”.

Por su parte Luis Moreno Coordinador de Justicia Fiscal de Latindadd, reconoce la gran labor impulsada por el Panel y considera que es un paso importante para frenar el abuso y fraude fiscal que ocasiona el drenaje de importantes recursos hacia guaridas fiscales privando a los países de políticas de financiamiento tan necesarias en un contexto que ha devenido en el incremento de las desigualdades, haciendo además que los ricos se hagan más ricos a costa de estrategias que terminan socavando las base fiscales en complicidad con un sistema financiero que ejerce además en gran medida un rol de facilitador de los flujos financieros ilícitos. Necesitamos el firme compromiso de los líderes gubernamentales para implementar medidas de combate al fraude fiscal, el secreto financiero y los flujos ilícitos  ”

[1] https://www.factipanel.org/events/interim-report-launch


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.