Serafini: hay que destacar la sostenibilidad de la vida sobre la sostenibilidad de la deuda

Comparte en redes sociales

Redacción. La pandemia causada por el nuevo coronavirus ha significado un punto de inflexión para la economía feminista, en especial sobre los enfoques que tiene en relación a las causas estructurales de la desigualdad de género y de clase, afirmó Verónica Serafini, economista y especialista en desigualdad, género, justicia fiscal y financiamiento para el desarrollo.

“Para hablar de deuda y de justicia fiscal con un enfoque desde la economía feminista significa poner en el centro de la discusión lo que significa la sostenibilidad de la vida por encima de la sostenibilidad de la deuda”, señaló Serafini durante su intervención en el webinar “Economía Feminista y Pandemia”, organizado por la Escuela de Maestría de Género y Desarrollo de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y la Red Latinoamericana por Justicia Económica y Social – Latindadd.

Mira el resumen noticioso elaborado por Nuestramerica.tv

La especialista y asesora de Latindadd refirió también que la actual crisis económica que vive el mundo a consecuencia de los impactos negativos que está causando la Covid-19 se deben al modelo económico de las últimas décadas, en donde a pesar de que muchos países vivieron un período de crecimiento y desarrollo, se siguió tolerando las prácticas de evasión y elusión tributarias de las grandes empresas y transnacionales, además de aplicar políticas de incentivos o beneficios tributarios que no redundaron en beneficios para los Estados.

Noticia relacionada:
Remunerar trabajos del cuidado cerraría brecha salarial entre mujeres y hombres

“En 20 años de crecimiento económico no aportaron lo suficiente para financiar ese crecimiento. Y hoy la pandemia nos ha encontrado en un período de ralentización, con deudas económicas y grandes deudas con las mujeres”, precisó.

Serafini también mencionó que al final, la deuda que adquieran los países la acabarán pagando quienes no se beneficiaron de los años de crecimiento, es decir, quienes soporten mayor presión fiscal en términos de ingresos, pues tomando como base las injustas bases tributarias de la mayoría de países de la región, esto significa que dicho deuda recaerá sobre la base de la pirámide, donde en mayor proporción están las mujeres.

Refirió que en muchos casos los países adquieren deuda pública y deuda externa ante la ausencia de un financiamiento genuino que debería basarse en la recaudación de impuestos, pero ante la baja tasa de ingresos y la ausencia de políticas adecuadas, estamos atravesando una crisis de reproducción social, pues todos los años de crecimiento económico no han servido para eliminar problemas como la pobreza, tampoco para lograr la universalización de los servicios básicos que garanticen acceso a la población en temas como salud o educación.

También advirtió sobre otro fenómeno de endeudamiento, la deuda privada y la deuda de los hogares. Sobre esta última precisó que está vinculada en nuestros países a la ausencia de una fiscalidad justa, ya que hace mención a endeudamientos que adquieren las familias ante la falta de garantías para la realización mínima de los derechos mínimos. “Se trata de deudas que tienen que ver con la compra de vehículos porque el transporte público falla. Deudas de vivienda por la burbuja inmobiliaria, deudas de educación, deudas médicas, deudas agropecuarias con la compra de semillas y fertilizantes porque no está asegurada la seguridad y soberanía alimentaria”.

TRABAJO INVISIBILIZADO

Serafini afirmó también que mucha de esta deuda se sostiene con el trabajo gratuito que realizan las mujeres en el trabajo doméstico o con las labores del cuidado, pues esto no se incorpora a los datos de la sostenibilidad de la deuda. “Hoy estamos viendo cómo el trabajo no remunerado está en la base del sostenimiento de la vida frente a la pandemia, necesitamos revalorizar el rol de agricultura familiar y soberanía alimentaria y allí donde las mujeres siempre han estado muy invisibilizadas”.

La asesora de Latindadd recalcó que la actual crisis económica y sanitaria y de cuidados y de reproducción social no surge recién durante la pandemia, sino que es con esta que terminamos de verla “y no es un problema que se resuelva con medias de carácter coyuntural. Y la economía feminista mira eso”.

Mira el webinar Economía Feminista


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.