martes , 6 diciembre 2022

Costa Rica: es necesario un impuesto a la riqueza para enfrentar crisis económica por coronavirus

Comparte en redes sociales

Redacción. Debido a la crisis económica y social que está causando la pandemia por el coronavirus, para el próximo año Costa Rica sufrirá un incremento en el número de desempleados, alcanzado los 400 mil ciudadanos sin un puesto de trabajo, además que un millón 207 mil personas (24% de la población nacional) estará en situación de pobreza, advirtió el analista político Jorge Coronado, miembro de la Comisión Nacional de Enlace de dicho país.

Detalló que un mecanismo que debe aplicar el gobierno de su país para obtener financiamiento para enfrentar la crisis es combatir el fraude fiscal que comete el gran capital, así como fijar un impuesto a la riqueza. “Hay que fijar un impuesto al decil más rico de este país, al 10% de las más grandes riquezas”.

Un gran problema en Costa Rica, que se repite en casi todos los países de la región, es que el gobierno ha dado beneficios solo a los grandes empresarios, como suspender el pago de impuestos, cancelando el pago de impuestos a las ganancias, reducción de tarifas eléctricas, permitiéndoles suspender sin sueldo a sus trabajadores. “Estos beneficios no se les da a la población, al contrario, están planteando elevar los impuestos como el IVA, están buscando generalizar el trabajo, que disloca la vida familiar y recarga los gatos en servicios como energía eléctrica, además de precarizar las condiciones laborales”, remarcó Coronado Marroquín.

Coronado indicó que la economía costarricense está en picada y que las proyecciones más conservadoras señalan que este año sufrirá un decrecimiento de hasta 3.5%. “Todos los sectores han caído por la crisis que está causando el coronavirus, el desempleo crece y la pobreza también. Sin embargo hay un sector que sí ha ganado y sigue ganando, es el sector bancario”, agregó el también integrante de la Red Latinoamericana por Justicia Económica y Social (Latindadd).

PANORAMA GLOBAL

Durante su exposición para la Asociación Nacional de Educadores y Educadoras, el analista precisó que la crisis impactará con más fuerza en Estados Unidos, la zona Euro y en América Latina, esta última principalmente porque su economía y comercio exterior está vinculado en gran parte a las dos áreas también afectadas.

“El Banco Mundial señala que la recesión será de un 5.2 del PIB mundial, algo que no se veía desde la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, esta cifra es conservadora, pues la OCDE fija la desaceleración en -7.6% y el Fondo Monetario Internacional estima que el decrecimiento en las economías desarrolladas será de 8%, golpeando más fuerte en Francia y España, donde la cifra alcanzaría un 10%”, precisó.

En cuanto al desempleo, a nivel global se estima que 195 millones de personas perderán sus puestos laborales. “Solo en Estados Unidos ya están hablando de la desaparición de 45 millones de trabajos”.

En cuanto a América Latina, la situación es aún más compleja, pues el 50% de la población empleada ocupa un puesto de trabajo informal, es decir que no tiene beneficios sociales. “Diversos organismos están hablando que el desempleo crecerá en la región hasta desaparecer 14 millones de puestos de trabajo. A esto hay que sumarle tendremos 29 millones de nuevos pobres. A nivel global estiman que para fines de este año habrá 214 millones de nuevos pobres y 83 millones de pobres extremos”.

Mire el video con la exposición completa de Jorge Coronado:


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido