jueves , 1 diciembre 2022

Costa Rica: matrimonio igualitario reconoce derechos de toda la población

Comparte en redes sociales

Luego de casi dos años de espera, entró en vigencia fallo de Sala Constitucional que admite uniones entre personas del mismo sexo, en igualdad de condiciones y privilegios que parejas heterosexuales.

Redacción. Lo acontecido en Costa Rica este martes 26 es una espera que inició el 9 de enero de 2018, cuando la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) emitió una respuesta a la consulta hecha por la vicepresidenta del país en aquel entonces, Ana Helena Chacón, en la que indicaban que los estados “deben reconocer y garantizar todos los derechos que se deriven de un vínculo familiar entre personas del mismo sexo”, incluido el matrimonio

Lo que siguió a esto fue una dura batalla entre sectores progresistas a favor de los derechos humanos de toda la población y de la igualdad, contra los ataques y calumnias de los sectores ultraconservadores, ligados a los movimientos evangélicos fundamentalistas.

LatindaddNoticias conversó con Luis Paulino Vargas Solís, economista costarricense, director del Centro de Investigación en Cultura y Desarrollo (CICDE) de la Universidad Estatal a distancia, activista por los derechos de las comunidades LGTBI, para conocer sobre los alcances de la entrada en vigencia de la nueva ley de matrimonio igualitario en el país centroamericano.

“Esto se remonta a 2006, cuando se presentó el primer proyecto de ley para que el Estado reconozca las uniones entre personas del mismo sexo, proyecto del que fui parte. Fuimos asfixiados en la Asamblea Legislativa por fuerzas políticas muy conservadoras. Luego se presentaron similares propuestas, pero sistemáticamente fueron rechazados, hasta que en 2016 la vicepresidenta Ana Helena Chacón presentaron una consulta a la CIDH sobre la vigencia del matrimonio y otros derechos de la comunidad LGTBI, consulta que fue respondida en enero de 2018”, contó Vargas Solís.

Esta respuesta de la CIDH indicaba que el gobierno de Costa Rica “reconozca las identidades de género de las personas trans, y tenía que ser reconocido el matrimonio igualitario en absoluta igualdad que los matrimonios heterosexuales. Esto pasó un gran debate de varios meses, una fuerte pelea en la Sala Constitucional para que esta diga si debía aplicarse o no, si la CIDH era vinculante para Costa Rica o no. Finalmente el 8 de agosto de 2018 la Sala Constitucional emitió su pronunciamiento, que se hizo público el 26 de noviembre, donde derogaba los artículos del Código de Familia que declaraban inconstitucionales aquellos artículos que impedían el matrimonio entre parejas del mismo sexo, dando plazo del 18 meses para que eso empiece a regir”. Fecha que se cumplió este 26 de mayo.

Hasta la fecha, la Asamblea Legislativa no ha tomado ninguna acción en relación al fallo de la CIDH, sin embargo a lo largo de los últimos meses diversos movimientos ligados a los partidos evangélicos y sus aliados, trataron de frenar la entrada en vigencia de la resolución de la Sala Constitucional. “Se les agotó el plazo y hoy empieza a regir el matrimonio igualitario, con los mismos derechos y requisitos para las parejas heterosexuales. Lo único que estamos esperando es la adaptación de la legislación. Ya algunas instancias han modificado y adaptado sus términos, como las oficinas donde se inscriben los matrimonios, han adaptado incluso los términos de sus documentos. Aunque aún quedan algunas leyes que deberán modificarse pues siguen planteadas en términos del matrimonio hetero, cuando la nueva realidad es que no pueden haber diferencias”, explicó.

Vargas Solís contó que actualmente está casado con su compañero Jonathan, con quien tiene una relación de más de 19 años. Ellos se unieron civilmente en junio de 2018, pero esta unión recién será reconocida legalmente por el gobierno tico recién ahora. “Lo hicimos como un acto de reivindicación de nuestros derechos, de los derechos por lo que hemos luchado toda la vida, queríamos casarnos porque era una decisión de hace años, y una reivindicación de carácter político”.

También, el activista por los derechos de las poblaciones LGTBI contó que esta victoria que ahora empiezan a disfrutar en aires de igualdad, tuvo varios reveses, y que quizá el que estuvo a punto de volver todo a cero fue la última carrera presidencial que eligió como mandatario al candidato Carlos Alvarado. “Lo que ocurrió fue que cuando la CIDH dio su respuesta, estábamos (en Costa Rica) en plena campaña electoral. Y el candidato conservador Fabricio Alvarado, que estaba atrás en las encuestas, dijo que si llegaba al gobierno impediría que Costa Rica permita el matrimonio igualitario, incluso amenazó con que el país renunciaría a la CIDH. Esto polarizó el proceso, los sectores conservadores y fundamentalistas evangélicos desplegaron su discuro de odio. Frente a esto, Carlos Alvarado ofreció defender los derechos humanos de todos y se mostró a favor de la igualdad y de acatar lo que la Corte había dictado. Así llegaron a las urnas y tuvieron que pasar a una segunda vuelta electoral, en esta Carlos Alvarado obtuvo el 60% de los votos, llegando al sillón presidencial”.

Aunque Vargas Solís reconoce que el matrimonio igualitario es una victoria que llevaba varios años en batalla, también admite que aún hay un largo camino por hacer a favor de la igualdad y el respeto de los derechos de todos. “Aún hay escuelas donde se discrimina a los niños y jóvenes que expresan su diversidad sexual, aún hay centros laborales donde discriminan por esto. Pero es una tarea que seguimos desarrollando y la seguiremos haciendo”.


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido