Argentina en suspenso por renegociación de deuda con Club de París

Comparte en redes sociales

Redacción. El impacto de la epidemia por el Covid-19 sobre las economías de distintos países los ha situado en posiciones de crisis económica y social. En nuestra región varios Estados se encuentran en una situación financiera peligrosa. Es el caso principalmente de Argentina, cuyo gobierno ha planteado un proceso de reestructuración de deuda a sus acreedores, ante una serie de pagos  que no ha podido realizar en los últimos meses, lo que se agravó con la llegada del coronavirus.

Así, la situación en este país es de una crisis múltiple y necesita encarar con urgencia un proceso de reestructuración para los próximos vencimientos del servicio de deuda.

En medio de este panorama 50 organizaciones de sociedad civil de Argentina, América Latina, Europa y de otras regiones del mundo, han suscrito una carta que fue enviada al Club de Paris en apoyo a la propuesta de renegociación de deuda de este país. Una respuesta positiva puede ser determinante para iniciar un proceso justo y sobre todo para reducir los impactos sociales de la crisis.

 

Carta a la Secretaría del Club de Paris y a los Estados Miembro del Club de Paris

Respaldo a la propuesta de restructuración de deuda de Argentina

Les escribimos hoy, como representantes del movimiento global de justicia de la deuda, para solicitar su respaldo a la propuesta de Argentina relacionada con la restructuración de su deuda con el Club de Paris.

Argentina está luchando con la recesión y una creciente crisis de deuda. El país ha estado en incumplimiento selectivo durante algunos meses ya, y se está esforzando para evitar un incumplimiento más severo. Ha estado tratando de encontrar un camino viable con los acreedores, especialmente sus acreedores privados, proponiendo un proceso de reestructuración de deuda de carácter integral y consistente. Sin embargo, estos esfuerzos han tenido poco éxito a la fecha. Además de esta situación ya complicada, Argentina ahora enfrenta las consecuencias económicas de la pandemia mundial del Covid-19.

Respaldar la reestructuración de la deuda en Argentina es imprescindible para afrontar la profunda crisis social y humanitaria que afecta a una extensa parte de la población del país. Antes del brote del Covid-19, la tasa de pobreza ya alcanzaba un 38%. De acuerdo al Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), la combinación de las medidas de aislamiento social obligatorio y la crisis financiera preexistente en el país habría provocado un aumento en la tasa de pobreza hasta un 45% de la población. A medida que aumenta la inseguridad alimentaria, amenazando la supervivencia de muchos, la decisión de los acreedores de aliviar la recesión económica se vuelve urgente y necesaria.

La deuda pública de Argentina ya se consideraba insostenible antes de la crisis del Covid-19. Con los pagos de intereses duplicando su valor respecto de los ingresos fiscales, el costo de la refinanciación se ha vuelto excesivamente alto. Esto ha sido afirmado constantemente por las autoridades argentinas, así como por el Fondo Monetario Internacional desde febrero, momento en que dejó en claro que sería necesaria una reestructuración sustancial de la deuda para restaurar la sostenibilidad, la misma que debería incluir a los acreedores privados. En respuesta a esta situación, el Gobierno de Argentina ha desarrollado una estrategia de sostenibilidad de la deuda aprobada por su parlamento como una política de implementación prioritaria.

En comparación con su deuda privada y multilateral, la deuda bilateral vigente de Argentina con los países del Club de París, que asciende a 3.900 millones de dólares según el Banco Mundial, no representa una parte significativa de su deuda general. Sin embargo, es probable que Argentina no esté en condiciones de cumplir con el pago de un servicio de deuda de 2.100 millones de dólares a los acreedores del Club de París prevista para fin de mes. Argentina había estado pagando esta deuda según lo programado desde que fuera renegociada en 2014 por el Club y hasta mayo de 2019, a pesar de los términos prohibitivos del acuerdo, que no permitieron ninguna reducción del capital e impusieron una tasa de interés de penalización muy alta, del 9%.

Argentina se dirige ahora al Club de París con una solicitud razonable y vital para una reestructuración de la deuda, que incluye la reprogramación y extensión de su período de pago y la reducción de sus tasas de interés. Creemos que esta propuesta establece los mínimos términos que el Club de París debería ofrecer a la Argentina, considerando las circunstancias extraordinarias. Es responsabilidad, no solo del Gobierno de Argentino, sino también de sus acreedores, otorgar condiciones más justas que permitan a la población argentina enfrentar esta crisis económica y humanitaria. Una decisión justa dentro del Club de París también podría ayudar a allanar el camino para una reestructuración más amplia con sus acreedores privados y multilaterales. En efecto, el Club de París tiene la oportunidad de establecer un precedente y ofrecer un apalancamiento importante, al solicitar un tratamiento comparable a los acreedores privados de Argentina. Un resultado exitoso dependerá de la participación y el reparto equitativo de la carga entre todos los acreedores. Si, por el contrario, los acreedores del Club de París rechazan la solicitud de Argentina, la aceptación del acreedor privado podría resultar más difícil de promover e impactaría negativamente en las negociaciones generales. El impacto humanitario de tal decisión sería devastador, reduciendo además la probabilidad de que los miembros del Club de Paris logren alcanzar mejores resultados en negociaciones futuras.

En este contexto histórico único y excepcional, y como lo ilustra dolorosamente el caso argentino, la ausencia y necesidad de un marco legal internacional integral para la reestructuración de la deuda soberana se hace más visible que nunca. Esta deficiencia de la arquitectura financiera internacional actual, que debe ser abordada con urgencia por la comunidad internacional, no debe, entretanto, evitar que las economías en dificultades protejan a su pueblo y sostengan la recuperación económica durante la crisis.

La solicitud de Argentina al Club de París ofrece una oportunidad histórica para que sus miembros demuestren que están comprometidos y son capaces de resolver una crisis de deuda soberana de manera ordenada, eficiente y sostenible. Ofrecer a Argentina una solución justa que los ayude a lidiar con la grave crisis humanitaria que enfrenta el país también demostraría el compromiso de los acreedores del Club de París con la Ley Internacional de los Derechos Humanos y las obligaciones extraterritoriales en virtud de ésta, y con el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Un acuerdo positivo del Club de París en este caso sentaría un precedente positivo para Argentina, pero en general para la arquitectura financiera global.

Con nuestras consideraciones más distinguidas,

Redes regionales y globales

  1. Eurodad
  2. Latindadd
  3. Internacional de Servicios Públicos (ISP)
  4. Society for International Development (SID)
  5. Action Aid International
  6. Oxfam
  7. Arab NGO Network for Development (ANND)
  8. African Women’s Development and Communication Network (FEMNET)
  9. Feminist Task Force / Equipo de Trabajo Feminista
  10. Women Against Violence Europe (WAVE)
  11. Regions Refocus
  12. Women Engage for a Common Future (WECF)
  13. Women’s Major Group

 

Organizaciones latinoamericanas

  1. Campaña Argentina por el Derecho a la Educación (CADE) (Argentina)
  2. Confederación General del Trabajo de la República Argentina
  3. FOCO Foro Ciudadano de Participación por la Justicia y los Derechos Humanos (Argentina)
  4. Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer (Argentina)
  5. Fundación SES (Argentina)
  6. Instituto Justicia Fiscal (Brasil)
  7. Gestos (seropositividad, comunicación, género) (Brasil)
  8. Instituto Popular de Capacitación- IPC (Colombia)
  9. Enda (Colombia)
  10. FOSDEH – Foro Social de Deuda Externa y Desarrollo (Honduras)
  11. Observatorio de la Dolarización (Ecuador)
  12. Equidad de Género: Ciudadanía, Trabajo y Familia (México)
  13. Servicios Ecumenicos para Reconciliacion y Reconstruccion – SERR
  14. Oscar Ugarteche, Instituto de Investigaciones Económicas, UNAM (Mexico)
  15. DECIDAMOS – Campaña por la Expresión ciudadana (Paraguay)

 

Organizaciones europeas

  1. Plateforme Française Dette & Développement (PFDD) (France)
  2. Centre national de coopération au développement, CNCD-11.11.11 (Belgium)
  3. Observatori del Deute en la Globalització (Catalonia – Spain)
  4. L’Associació de Drets Sexuals i Reproductius (Catalonia – Spain)
  5. Ecumenical Academy (Czech Republic)
  6. Erlasjahr.de (Germany)
  7. Global Policy Forum Europe (Germany)
  8. Debtfree (Greece, Cyprus)
  9. UndebtedWorld (Greece)
  10. Debt Justice Norway (Norway)
  11. Jubilee Scotland (Scotland – UK)
  12. Jubilee Debt Campaign (UK)
  13. Global Justice Now (UK)
  14. Bretton Woods Project (UK)

Resto del mundo

  1. Fondation Eboko (RDC and Congo-Brazzaville)
  2. GenderCC-SA (South Africa)
  3. Kenya Sex Workers Alliance (KESWA) (Kenya)
  4. DIVA for Equality (Fiji)
  5. Gender-Centru (Moldova)
  6. Temple of Understanding (USA)
  7. Fuerza Mundial Global (USA)

Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.