Declaratoria Final de la Cumbre Juvenil de los Pueblos

Comparte en redes sociales

Hoy 14 de abril del 2018, en la ciudad de Lima, la Cumbre Juvenil de los Pueblos se declara feminista, clasista y antiimperialista. Rechaza la intervención política y militar del imperio yanqui en países como Siria y Venezuela, y las naciones que siguen resistiendo sin claudicar a su soberanía.

Bregamos por la dignidad del trabajo en todas sus formas. Denunciamos y combatimos el intento capitalista en promover nuevas formas de esclavitud laboral, usando a la juventud como campo de ensayo para sus reformas de precarización laboral. Afirmamos nuestra lucha inexorable en la necesidad de la redistribución justa de las riquezas y la reducción de las desigualdades.

Rechazamos el conservadurismo y el fundamentalismo, sobre todo, su efecto nocivo y vulnerador de nuestros cuerpos, nuestros derechos sexuales y reproductivos.  Demandamos el cese de la violencia en todas sus formas contra la mujer y el reconocimiento pleno de sus derechos humanos, políticos y sociales. Exhortamos el reconocimiento al trabajo del cuidado, el cual ha sido invisibilizado por el sistema capitalista, que genera la doble jornada para las mujeres.

Proponemos la creación de un modelo económico que tenga en cuenta a las personas, la protección de la madre tierra y el desarrollo sustentable por encima de otros intereses. Exigimos que los gobiernos devuelvan la tierra y el territorio a las comunidades indígenas, campesinas y a los pueblos originarios.

Nos solidarizamos con las y los líderes del movimiento social en el continente, perseguidas/os, encarceladas/os y asesinadas/os por los gobiernos que defienden y aplican el modelo neoliberal. Reclamamos justicia para ellas y ellos.

Reivindicamos la lucha de las y los estudiantes en Chile y hacemos nuestra su plataforma por educación pública, gratuita, de calidad y con enfoque de género.

En esta Cumbre Juvenil reconocemos y demandamos mar para Bolivia. Cese al bloqueo contra Cuba y Venezuela. Denunciamos la política criminal de hambre y miseria que sostienen los gobiernos neoliberales de Temer en Brasil, Macri en Argentina, Peña Nieto en México, Hernández en Honduras. Denunciamos los incumplimientos al Acuerdo de Paz en Colombia. Repudiamos la hegemonía imperialista representada en Trump desde Estados Unidos. Todos ellos caracterizados por altos niveles de corrupción y violación a los derechos humanos.

Frente a ello, asumimos el pleno compromiso de articular nuestros esfuerzos en las siguientes jornadas de lucha continental: 1 de mayo, por la conquista del trabajo digno; 21 de junio, grito de rebeldía por la educación y 25 de noviembre, por el alto a todo tipo de violencia contra la mujer.

Hoy en esta Cumbre de los Pueblos, América vuelve a tener voz de continente y se levanta en un solo puño contra el imperio, con la esperanza y compromiso de la juventud.

¡Viva la Cumbre Juvenil de los Pueblos!

¡Viva la unidad de las juventudes que luchan!

¡Viva la resistencia de los pueblos!


Comparte en redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.