Últimas Noticias
Home » Noticias de Latindadd » Poder Corporativo, Libre Comercio y Fraude Fiscal: una sola ecuación
Poder Corporativo, Libre Comercio y Fraude  Fiscal: una sola ecuación

Poder Corporativo, Libre Comercio y Fraude Fiscal: una sola ecuación

Desde mediados de la década del noventa el movimiento social a nivel global, comenzó a colocar como prioridad en sus agendas de lucha, el tema comercial con énfasis en una crítica completa al paradigma del libre comercio, que se colocó como premisa teórica de la puesta en marcha de la globalización neoliberal.

El primer escenario de la batalla contra el paradigma del libre comercio fue la Organización Mundial del Comercio (OMC), en donde se avanzó creando un entramado jurídico global de carácter obligante que profundizó la lógica de la desregulación comercial: agresivas desgravaciones arancelarias; eliminación de marcos regulatorios al capital financiero; y fortalecimiento de la protección unilateral a las inversiones externas.

Los efectos no se hicieron esperar en los denominados países del tercer mundo, que empezaron a sufrir las consecuencias de esta lógica del libre comercio. Y por tanto, se empezó una “rebelión” al interior de la OMC liderada principalmente por quienes luego formarían el bloque de los BRICS a fin de detener en alguna medida esta ofensiva libre cambista, llevando a lo que muchos llaman al “fracaso de la Ronda de Doha” o lo que es lo mismo, que los promotores del libre comercio no pudiesen terminar su labor al estancarse en los “cuatro temas de Singapur: 1) libre competencia, 2) facilitación del comercio, 3) protección de inversiones y 4) compras del sector público). La condición fue que se resolviera en el seno de la OMC el tema de los subsidios al sector agrícola en el norte (léase Estados Unidos y Europa principalmente) para luego abordarse los temas de Singapur.

Ante el fracaso de la Ronda de Doha, la estrategia neoliberal se acentuó en promover los Tratados de Libre Comercio (TLCs).En el caso de América Latina, los Estados Unidos de Norteamérica lanzaron la ofensiva del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) que fracasó por la alianza entre los recién llegados gobiernos progresistas y el movimiento social. Ante ello, Estados Unidos continuó con el impulso bilateral deTLCs.

En efecto, la mitad de América Latina y el Caribe (México, Centroamérica, Caricom, Perú, Colombia, Chile) está constituida por economías que se rigen por el paradigma del libre comercio, con TLCs entre ellas y con tratados con países de fuera de la Región. Sólo se mantienen fuera de la lógica de los TLCs el Mercosur (Argentina, Paraguay, Uruguay, Brasil, Venezuela) además de Ecuador y Bolivia.
Poder Corporativo, Libre Comercio y Fraude Fiscal: una sola ecuación

Aparejado a la existencia de los TLCs, se fue profundizando esta institucionalidad neoliberal con el impulso de Tratados Bilaterales de Protección de Inversiones (también conocidos como TBIs). De tal forma, que se liberalizó el comercio vía TLCs y se le dio una protección privilegiada a la inversión extranjera víaTBIs.

Una dimensión que no se había considerado en el ataque al libre comercio, fue la fiscal, es decir los impactos provocados por dichos acuerdos en la recaudación tributaria. Es gracias al movimiento global por la justicia fiscal que se empieza a hacer una correlación de factores que necesariamente obligan a hacer los vínculos de la desregulación comercial y de inversiones, con la opacidad, la evasión, la elusión y el fraude fiscal.

Estos vínculos, empiezan a relacionar cómo la desgravación arancelaria impacta las cuentas nacionales en términos de los impuestos que dejan de cobrarse a las importaciones. Asimismo,  cómo los procesos de desregulación financiera y el libre tránsito de capitales impactan en las cuentas de capital de los Estados. De igual forma, cómo los principios de Trato Nacional (TN) y Trato de Nación Más Favorecida (TNF) abren portillos para la elusión de las transnacionales y también como las políticas de atracción de inversiones basadas en exoneraciones o privilegios fiscales, van provocando inmensos costos en términos de gasto tributario para los países. Finalmente, se ha observado que luego de la suscripción de un TLC, normalmente sigue la suscripción de un acuerdo de doble tributación, ventajoso para los países de donde proviene la inversión transnacional.

Hoy América Latina vive un momento de contraofensiva neoconservadora, básicamente en Sudamérica que es la parte de la región que en la última década y media trató de desmontar toda la arquitectura neoliberal heredada de las décadas de los ochenta y los noventa. La irrupción de la derecha en Argentina, el golpe de estado en Paraguay, el golpe de estado en curso en Brasil y el gane de la derecha en el parlamento venezolano, han reposicionado al paradigma del libre comercio en esta subregión latinoamericana.

La Alianza del Pacífico empieza a ganar cada vez más adeptos en la región, los gobiernos más conservadores del Mercosur inician la presión para que finalmente este proceso modifique su carta constitutiva que inhibe la firma de Tratados de Libre Comercio, esos mismos gobiernos reaniman a reanudar negociación para la firma de un TLC entre la Unión Europea y Mercosur, que se uniría a los que ya tiene la UE en vigencia con Centroamérica, México, Chile y Perú/Colombia.

Diversos países de América Latina están participando a fondo en las negociaciones del TISA (tratado de libre comercio sobre servicios), que abre sectores fundamentales (educación, salud, agua, servicios municipales, correos, transporte, etc.) a la participación privada de transnacionales. México, Perú y Chile participan activamente en las negociaciones del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (conocido por sus siglas en inglés como TPP).

Lo que queda en evidencia es que el poder corporativo transnacional tiende a fortalecerse por medio del impulso de diversos tratados o acuerdos comerciales o de inversiones, que se orientan a profundizar la desregulación de los grandes capitales, ello obviamente tiene un impacto directo en términos fiscales acentuando la opacidad y los mecanismos de evasión/elusión tributaria y fiscal de dichos capitales.

Visibilizar esta situación, abrir el debate para comprender en toda su dimensión las características del fenómeno y generar nuevas articulaciones sociales de denuncia y resistencia, es una tarea urgente que deseamos empezar a promover con este Foro Público sobre “Poder Corporativo, Libre Comercio y Fraude Fiscal. Una sola ecuación”, al que le sigue una reunión estratégica con los movimientos, organizaciones sociales y organismos de la sociedad civil interesados.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*