Últimas Noticias
Home » JUSTICIA FISCAL » Reforma fiscal en la mira de los salvadoreños
Reforma fiscal en la mira de los salvadoreños

Reforma fiscal en la mira de los salvadoreños

La actual arquitectura financiera de El Salvador reclama hoy una urgente reforma fiscal, con énfasis en el tema tributario, de acuerdo con expertos en este tema, de manera que permita una mejor redistribución de las riquezas.

El economista César Villalona asegura que la población consumidora es la que paga más impuesto en el país, y no las empresas.

Es decir, quien paga los gravámenes como el Impuesto de Valor Agregado (IVA) es quien compra el producto o el servicio, no las empresas que los proveen, precisa el experto.

En El Salvador, los impuestos que las empresas pagan son los que se les cobra a sus ganancias (sobre la renta) y el de transferencia de propiedades, que es muy pequeño, casi insignificante.

Los ingresos tributarios, o sea, los que provienen de los impuestos, le dan al gobierno el 96 por ciento de sus ingresos corrientes.

El otro cuatro por ciento proviene de ingresos no tributarios, como las tasas, multas y otros, y cuando los ingresos corrientes no cubren los gastos totales del gobierno, consigue dinero a través de préstamos o donaciones.

Villalona recordó que, en el año 2013, el 60 por ciento de los ingresos tributarios provino de impuestos indirectos, que son los que paga la gente cuando compra.

El más importante de ellos es el IVA, que aportó el 46 por ciento del total y el otro 14 por ciento lo aportaron los impuestos a la gasolina para financiar el subsidio al gas y al transporte, el impuesto a las cervezas, cigarrillos y armas, para financiar el Fondo Solidario para la Salud, entre otros.

Esos impuestos no lo pagan las empresas, sino la población consumidora, recalcó el economista.

Detalló que el otro 40 por ciento de los ingresos tributarios provino de impuestos directos, pero el 19 por ciento de ellos lo aportó la gente asalariada, cuando le descontaron de sus salarios (renta salarial), y el 21 por ciento, de los impuestos a la ganancia de las empresas y la transferencia de propiedades.

De manera que la población aporta el 79 por ciento de los ingresos tributarios (60 por ciento impuestos indirectos y 19 impuesto sobre los salarios) y los dueños de las empresas aportan el 21 por ciento.

En su opinión se trata de algo injusto pues quienes más dinero tienen son los empresarios, sobre todo los grandes.

En el año 2009 la estructura impositiva era más injusta, pues los empresarios solo aportaban el 18 por ciento de los ingresos tributarios.

El ligero cambio se debe a que el primer gobierno del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional aumentó de 25 por ciento a 30 por ciento el impuesto a las ganancias y gravó con un cinco por ciento los dividendos de las empresas, es decir, la ganancia que no reinvierten.

El gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén instó a pensar en la importancia de un acuerdo fiscal para solucionar, además de ese problema la situación de la deuda en el país.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*