Últimas Noticias
Home » DEUDA » Llamado global para que la deuda oculta se haga visible
Llamado global para que la deuda oculta se haga visible

Llamado global para que la deuda oculta se haga visible

El FMI y el Banco Mundial están revisando el Marco de Sostenibilidad de la Deuda (MSD), su principal política destinada a prevenir las crisis de deuda en los países más empobrecidos. Más de treinta organizaciones de la sociedad civil, entre ellas la Red Latinoamericana sobre Deuda, Desarrollo y Derechos (LATINDADD), Afrodad, y Eurodad, han formulado una serie de cambios importantes que se necesitan para corregir las falencias del sistema actual.

La declaración completa con el listado de organizaciones firmantes se puede ver en el siguiente ENLACE.

Entre las demandas de estos grupos se incluye el traslado de la responsabilidad para que la evaluación sea llevada a cabo por una organización independienteen lugar del FMI, que rinda cuentas en el marco de la ONU, y que incorpore las deudas ocultas relacionadas a las Asociaciones Público-Privadas.

La evaluación de sostenibilidad de la deuda del FMI y del Banco Mundial califica a los países en niveles debajo, medio o alto riesgo de ser capaz de pagar sus deudas, o incluso en “sobreendeudamiento” cuando los gobiernos han caído en cesación de algunos de los pagos de su deuda externa.

De los 67 países que actualmente cuentan con calificación, 13 son juzgados como de bajo riesgo, 36 de riesgo medio, 15 en alto riesgo y tres como sobre endeudados. Estas evaluaciones se utilizan para decidir si el país puede ser sujeto de crédito y cuánto dinero debería estar disponible desde las diversas instituciones prestamistas. Por ejemplo, el Banco Mundial, el Banco Africano de Desarrollo y el Banco Asiático de Desarrollo, en virtud de sus propias políticas, otorgan todos los préstamos a los países de bajo riesgo, una mezcla de préstamos y subvenciones a países de medio a moderado riesgo, y todas las subvenciones o donaciones a los de alto riesgo y en sobreendeudamiento.

El FMI y el Banco Mundial llevan a cabo las evaluaciones, sin embargo, ellos mismos son los principales prestamistas. Poco más del 40% de la deuda externa contraída por los gobiernos de los países de bajo ingreso proviene del FMI y el Banco Mundial. Este es un claro conflicto de intereses. Por ejemplo, el FMI y el Banco Mundial tienen un incentivo para ser excesivamente positivos sobre las perspectivas de la deuda de los países que son grandes prestatarios de ellos y han seguido de cerca sus políticas económicas. Por el contrario, el FMI y el Banco Mundial también tiene un incentivo para ser demasiado negativos sobre las perspectivas de la deuda de los países que han ignorado sus “consejos”.

Una forma de ver esta tendencia es que los costos financieros para promover las asociaciones público-privadas (impulsadas por el Banco Mundial) no están incluidos en las evaluaciones de sostenibilidad de la deuda. Muchos esquemas de asociación público-privadas siguen un modelo diseñado por el Reino Unido, donde las empresas privadas tienen pagos garantizados en una proporción determinada de tiempo a cambio de la construcción de infraestructura. Esto ha mantenido la deuda fuera de los libros y de las evaluaciones. Por el contrario, si la misma inversión se habría llevado a cabo a través de préstamos al gobierno, sería totalmente incluida.

Otra es que las evaluaciones buscan reforzar el sesgo ideológico del FMI y el Banco Mundial a favor de políticas como la liberalización del comercio, la desregulación y la tributación indirecta (como el IVA) como la principal fuente de ingresos fiscales. Gobiernos que aplican tales políticas son más propensos a obtener una calificación de “menor riesgo”.

El actual enfoque del análisis de la deuda se centra en si un gobierno puede seguir pagando o no. La historia de los últimos 40 años es que los gobiernos tienden a seguir pagando las deudas por mucho tiempo después de que se han convertido en una gran pérdida de recursos, lo que lleva al estancamiento económico y el aumento de la pobreza a través de la reducción del gasto social para realizar pagos de la deuda. La declaración pide, en cambio, que las evaluaciones se basen en si la deuda estaría permitiendo el logro de los objetivos del desarrollo sostenible.

Las crisis de deuda han tenido un impacto negativo en las personas de los países en todos los continentes y en todos los niveles de ingresos, desde Ghana a Grecia, Argentina a Zambia. Sin embargo, las evaluaciones detalladas actualmente sólo se llevan a cabo para un rango de 67 países empobrecidos. Las evaluaciones de la deuda del FMI de otros países no tienen ninguna calificación de riesgo, ni tienen información detallada sobre los indicadores clave, tales como pagos de la deuda como proporción de los ingresos públicos o las exportaciones. La declaración hace un llamado para que las evaluaciones se lleven a cabo para todos los países, y no solo para los países de bajos ingresos.

Estos son los cambios que consideramos deberían realizarse al Marco de Sostenibilidad de la Deuda y que deberían incluirse en la revisión:

1) Independencia de los análisis
2) Basarse en los Objetivos de Desarrollo Sostenible
3) Ayudar a alentar la inversión útil y productiva
4) Dejar de incluir criterios irrelevantes
5) Simplificar aplicando el indicador Servicio de deuda /Ingresos públicos
6) Incluir pasivos actualmente ocultos
7) Incluir deudas internas pero mantener la distinción con deuda externa
8) Llevar a cabo mayor trabajo sobre deuda externa privada
9) Revisión de las pruebas de tensión (stress tests)
10) Incluir a todos los países

La declaración completa con el listado de organizaciones firmantes se puede ver en el siguiente ENLACE.

Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*