Últimas Noticias
Home » JUSTICIA FISCAL » “No son paraísos, son cloacas fiscales”
“No son paraísos, son cloacas fiscales”

“No son paraísos, son cloacas fiscales”

“No son paraísos fiscales, son cloacas fiscales”, graficó el director de Latindadd, Carlos Bedoya. En diálogo con Página/12 durante la primera jornada del “Encuentro latinoamericano sobre flujos financieros ilícitos” en la capital de Perú, el abogado e investigador advirtió que “las compañías e individuos que abren sociedades offshore en esas jurisdicciones del secreto enfatizan que son estructuras legales pero no nos engañemos, ningún argentino compra una firma en Bahamas para invertir en Brasil como hizo el presidente argentino Mauricio Macri y su familia si, por lo menos, no pretende ocultar información sobre sus operaciones”.

“La firma panameña Mossack Fonseca es solo un ejemplo de las redes de servicios financieros offshore que funcionan alrededor del mundo vinculadas al poder político y el capital trasnacional. Esas estructuras buscan esconder información y no pagar o abonar menos impuestos. Eso es un atentado contra las posibilidades de desarrollo”, lanzó Bedoya al comenzar el evento organizado por Latindadd y Convoca. El encuentro en la capital peruana permitió a especialistas y periodistas de distintos medios de la región intercambiar experiencias sobre las investigaciones vinculadas con los Papeles de Panamá en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Inglaterra y Perú.

“Los organismos internacionales no tienen capacidad real para detectar y combatir la problemática asociada a los paraísos fiscales”, advirtió Oriana Suárez, de la Coalición para la Transparencia Financiera. De acuerdo a la especialista, “los flujos financieros ilícitos crecen a tasas de más del 8 por ciento anual en América latina, mucho más del ritmo de crecimiento que exhiben los países de la región”. Suárez citó un informe de la organización Global Financial Integrity según el cual la región perdió 1,4 billones de dólares de ingresos fiscales en flujos financieros ilícitos durante la última década. Sobre ese total, el 88 por ciento corresponde a falsa facturación en el comercio entre empresas (abusos con precios de transferencia y sub-sobre facturación) y el 12 por ciento proviene de hechos criminales y corrupción.

“El presidente Macri pretendía ser el líder regional de la transparencia, eficiencia y anticorrupción y quedó directamente vinculado con los Panamá Papers. No se trata de una excepción sino que la opacidad es una metodología del grupo económico familiar revelada por una filtración de alcance global”, sostuvo Bedoya en diálogo con este diario. Por la relevancia de su investidura, las estructuras offshore utilizadas por Macri y su familia lograron un protagonismo a escala global, pero la fuga de capitales y la evasión impositiva canalizada a través de la red global de servicios financieros que ofrecen las guaridas fiscales representan una extendida problemática para los países de América del Sur.

Entre los casos analizados y debatidos por los participantes del encuentro figuraron: los financistas de la campaña de la candidata presidencial peruana Keiko Fujimori, las sociedades creadas por ex funcionarios y colaboradores de la dictadura chilena de Pinochet, firmas vinculadas a Lázaro Báez, los cocineros más famosos que revolucionaron la cocina peruana, el escritor y político Mario Vargas Llosa y las sociedades asociadas a funcionarios del nuevo gobierno argentino.

En tanto, el abogado argentino de Tax Justice Network (TJN), Andrés Knobel, cuestionó la “hipocresía de los organismos internacionales” a la hora de proponer abordajes y soluciones para la problemática asociada a las guaridas fiscales. “Mientras que la OCDE o el Foro Global apuntan contra islas del Caribe y otros países pequeños, siguen defendiendo o ignorando el rol de los países más ricos en el universo de las jurisdicciones opacas, especialmente Estados Unidos, el Reino Unido o Suiza”, explicó el especialista a este diario. Como alternativa, Knobel presentó el Indice de Secreto Financiero (FSI, por sus siglas en inglés), un indicador alternativo construido por TJN que ofrece un abordaje integral para el mundo offshore: analiza las regulaciones, leyes y tratados de las diferentes jurisdicciones para elaborar el índice de secretismo que, luego, es ponderado de acuerdo al tamaño de la guarida y su relevancia para los mercados financieros globales. Con esos parámetros, Suiza, Hong Kong, Estados Unidos, Singapur e Islas Caimán encabezan el ranking. Panamá, la sede de la firma Mossack Fonseca, ocupa el puesto número 13 del ranking. Las Bahamas, el archipiélago caribeño donde la familia Macri radicó la empresa Fleg Trading Ltd, con la ayuda de los especialistas de Mossack Fonseca, están en el puesto 25.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*