Últimas Noticias
Home » JUSTICIA FISCAL » EITI: ¿sólo un mecanismo para lavar la cara a las empresas extractivas?
EITI: ¿sólo un mecanismo para lavar la cara a las empresas extractivas?

EITI: ¿sólo un mecanismo para lavar la cara a las empresas extractivas?

¿Hasta qué punto la Iniciativa para la Transparencia de las Industrias Extractivas (EITI, por sus siglas en inglés) ha logrado hacer que las empresas, en su mayoría mineras, cumplan con transparentar y reportar sus cuentas a los estados donde operan? ¿O ha servido sólo como un mecanismo de maquillaje y validación de información financiera sin mayor sustento?

Estas preguntas y demás dudas alrededor del EITI fueron analizadas y debatidas en el foro “¿Transparencia o lavado de cara de las industrias extractivas? Aproximación de un balance crítico 16 años después”, organizado por la Red Latinoamericana sobre Deuda, Desarrollo y Derechos (Latindadd), la Red de Justicia Fiscal de América Latina y el Caribe y el Grupo Nacional de Presupuesto Público – Perú.

El panel estuvo integrado por Enrique Daza, Justicia Tributaria (Colombia); Ricardo Castaneda, ICEFI (Guatemala); Pablo Iturralde, CDES (Ecuador); Rodolfo Bejarano, Red de Justicia Fiscal LAC (Perú); Paola Peretta, Diálogo Energético (Chile); y Jorge Coronado, CNE (Costa Rica) y el panel fue moderado por el coordinador general de Latindadd, Carlos Bedoya.

¿Quién lava la cara?

Para Coronado, el problema más que si EITI es sólo un “lavado de cara” para las empresas, es si “el lavado de cara” lo están haciendo los Estados que avalan este mecanismo y la sociedad civil que lo respalda. “Es esto una lavada de cara (para las empresas) o podemos decir que puede que no estemos nosotros lavándoles la cara, pero quizá les estemos dando el agua y el jabón para que lo hagan”, puntualizó.

En otro momento señaló que debates como este se están dando a nivel mundial, tanto en la OCDE, Unión Europea, Naciones Unidas y demás espacios globales que traten el tema de la fiscalidad internacional, porque las trasnanacionales extractivas han llegado a un nivel de “desparpajo”  en términos de evasión y elusión fiscal, que es hora de decirles “basta ya!”.

“Las multinacional han creado una arquitectura global para no pagar impuestos ni en el norte (donde principalmente están las casas matrices) ni en el sur (donde mayoritariamente obtienen la riqueza). Tienen que pagar, esto no puede continuar, pero todo lo que desarrollan organismos como la OCDE es para que esas multinacionales paguen sus impuestos no donde extraen la riqueza, sino en sus países de origen, que son los países ricos”, precisó Coronado.

Cambio de matriz

Durante su intervención, Iturralde señaló que uno de los aspectos más preocupantes sobre la tributación de las mineras y el rol del EITI es qué pasará ahora que los precios de los comoditties que han caído. “Si en temporada de precios altos, no querían pagar o pagaban muy poco, qué pasará ahora que los precios están bajos. Hay que cambiar el la matriz energética para dejar de ser países primario – exportador. Si no logramos eso, EITI no sirve”.

“Las empresas, tanto público como privadas, deben transparentar todo, entregar toda la información como pago de arriendos, estados financieros. El Estado debe transparentar cuánto es lo que reciben por parte de estas empresas. La sociedad civil actúa como un ente que monitorea que esta relación de transparencia se efectúe”, agregó Peretta a su turno.

Cuentas falsas

Por su parte, Daza declaró que lo que espera la sociedad civil es que EITI contribuya a clarificar el panorama tributario minero. “En Colombia, en los últimos dos años, cuando aún estaban en precios altos, se dieron casos como que empresas de níquel no tuvieron ganancias, y no tributaron nada. Algo anómalo. Sin embargo en su balance final, de la matriz, sí declaran ganancias. Y podemos enumerar varios trucos de estas empresas, cuyo nivel de tributación no aumentó con el precio de los minerales, sino al contrario, y el gobierno, encima, les dio más privilegios tributarios”.

Hay una institucionalidad frágil alrededor del EITI en Colombia, aclaró el integrante de Red de Justicia Tributaria de Colombia.

Debilidades de EITI

A su turno, el panelista Castaneda indicó que “en Guatemala la minería es sólo el 1% del PBI; para el Estados es menos del 0.03% de ingresos fiscales y sólo 0.017% de la PEA. No es significativo, sin embargo siete de cada diez municipios con esta actividad presentan conflictos. Y en este marco aparece EITI queriendo transparentar”.

“El principal talón de Aquiles de EITI es que es voluntario. Si una empresa no quiere ser parte de EITI, no hay forma de obligarlos. La auditoría depende de la voluntad de las empresas, de qué transparencia vamos a hablar así. Los Estados no pueden revelar las cifras de lo que pagan, además,”, señaló.

“La transparencia debe ser un espacio donde se analice si la minería es un modelo de desarrollo. Y la conflictividad social nos indica que no. Las personas no quieren minería. Es evidente hacer reformas fuertes en el marco legal que permitan al Estado hacer auditorías. En Guatemala, en relación al EITI, hay una participación muy débil. La primera champion de EITI en Guatemala, era la vicepresidenta y hoy está presa por casos de corrupción, quizá eso resume lo que está pasando con el EITI”, expresó el representante de ICEFI.

Caso Perú

A su turno, Bejarano indicó que uno de los principales cuestionamientos al EITI o para qué sirve este mecanismo es el caso Yanacocha, donde la empresa reporta el 2013 que sí pagó impuestos, pero un estudio de Latindadd reveló que no hubo pago alguno; sino que en los estados financieros se ve la empresa reporta pérdidas. Pero al ver los estados de la matriz, Newmont, ahí sí declaran ganancias en las operaciones en Perú. “Y Yanacocha es una empresa que en el Perú está dentro de EITI”.

A su vez, el moderador, Carlos Bedoya, indicó que “hay muchos mecanismos, tal cual está diseñada la arquitectura financiera y legal global, que permiten que las empresas pasen por encima de los Estados, usando los paraísos fiscales. Hay que tener en cuenta también la idea de crear una responsabilidad penal de las empresas”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*