Últimas Noticias
Home » JUSTICIA FISCAL » Perú: Congresista trabó norma para combatir elusión tributaria y paraísos fiscales
Perú: Congresista trabó norma para combatir elusión tributaria y paraísos fiscales

Perú: Congresista trabó norma para combatir elusión tributaria y paraísos fiscales

El hoy presidente del Parlamento y segundo en la lista al congreso de César Acuña fue el hombre detrás del golpe mortal contra la llamada Norma XVI, la principal iniciativa legal en el Perú para que la Sunat investigue a las empresas que eluden el pago de millones de soles a través de paraísos fiscales. Luis Iberico creó un grupo dentro del Parlamento que promovió los intereses de la Cámara de Comercio de Lima y de la Confiep en contra de la ley que iba a combatir la elusión tributaria.

Luis Iberico Núñez, quien hoy postula con el N° 2 a la reelección por el partido de César Acuña, fue el principal responsable del bloqueo y suspensión de la llamada Norma XVI, la mayor iniciativa legal publicada por el gobierno del presidente Ollanta Humala para investigar a las personas y empresas que eludan el pago de millonarios impuestos aprovechando los vacíos legales y la capacidad de transferir fondos a los mayores paraísos fiscales del mundo.

La Norma XVI -promulgada por Humala el 18 de julio del 2012 e incluida dentro del Decreto Legislativo 1121 que modificó el Código Tributario- otorgó a la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria (Sunat) la facultad de cobrar los impuestos que se dejaran de pagar si se detectaban “actos artificiosos o impropios” para aparentar menos ingresos en patrimonios personales o en las arcas contables de las empresas.

Inmediatamente después de que la norma antielusiva fuera promulgada, el gremio empresarial salió a los medios de comunicación a protestar. La Cámara de Comercio de Lima (CCL) dijo que era inconstitucional, que vulneraba la seguridad jurídica y daba amplia discrecionalidad a la Sunat para cometer arbitrariedades. La Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (Confiep) fue más allá y advirtió que su aplicación amenazaba a la inversión privada en el Perú.

Primero demandaron modificar la Norma XVI, luego exigieron eliminarla. Fue entonces que entró en la historia el brazo derecho de Acuña en el Congreso: Luis Iberico.

EL ORIGEN: GRUPO FIGE

Todo empezó el 20 de agosto del 2013, tres semanas después de ser elegido Vicepresidente del Congreso y nuevo integrante de la Mesa Directiva. Ese día, Iberico remitió una carta a sus colegas pidiendo, a título personal, la creación de un “Grupo de Trabajo para la Facilitación de la Inversión y Generación de Empleo (FIGE)” con el objetivo de “emitir recomendaciones técnicas y políticas que faciliten la solución de conflictos en torno a la inversión”.

Iberico, que en el pasado ejerció el periodismo, logró su propósito. Con el acuerdo N° 018-2013-2014/MESA-CR el Parlamento aprobó la creación de dicho grupo como apoyo de la Mesa Directiva. De esta forma, el socio político de Acuña ganó durante un año una tribuna legislativa para reunirse con los empresarios inconformes y dirigir oficios al Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) cuestionando la Norma XVI y la reforma tributaria que ya estaba en marcha.

Su aliado en esta ofensiva fue la Cámara de Comercio de Lima (CCL), cuyos abogados elaboraron las propuestas legales que luego utilizó el congresista como argumentos críticos contra la Norma XVI. Jorge Von Wedemeyer, presidente de dicha entidad, reconoció el apoyo en su revista institucional: “Nuestras propuestas ya se encuentran en el Congreso como parte del trabajo conjunto que se ha realizado con el Grupo de Trabajo para la Facilitación de la Inversión y Gestión del Empleo (FIGE), en el que participa la Gerencia Legal de la CCL”, dijo en su edición del 30 de junio del 2014.

Jorge Von Wedemeyer no solo representa al gremio empresarial en el país. Según los reportes de la Superintendencia del Mercado de Valores (SMV), también dirige Corporación Cervesur junto a su hermano Andreas Von Wedemeyer, actual presidente de la Sociedad Nacional de Industrias (SIN) y miembro del directorio de las principales firmas del Grupo Ferreycorp S.A.A. (Ferreyros S.A., La Positiva Vida, La Positiva Seguros y Reaseguros).

Ojo-Publico.com identificó al Grupo Ferreycorp S.A.A. como uno de los conglomerados peruanos con filiales en los paraísos fiscales de Panamá y Belice. No solo eso, Corporación Cervesur aparece en los archivos de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) como financista de Alianza por el Gran Cambio en la campaña electoral del 2011, cuando estuvo integrada por la agrupación Alianza por el Progreso, de Luis Iberico y César Acuña.

La elusión tributaria no es un juego de pequeñas empresas -dijo el exjefe de la Sunat, Luis Arias Minaya, a Ojo-Publico.com– porque requiere contar con un equipo de abogados y contadores para hurgar en los vacíos de la ley y crear esquemas tributarios que les permita simular transacciones y esconder su patrimonio. Así, a diferencia del resto de ciudadanos, evitan pagar todos sus impuestos. Contra estas empresas apuntaba la Norma XVI.

SUSPENDIDA PARA TODOS SUS FINES

La fecha clave para ‘enterrar’ la principal medida antielusiva del Perú fue el 3 de julio del 2014, dos años después de que fuera creada. Ese día se reunió la Comisión Permanente del Congreso, con Iberico a la cabeza y en presencia de 21 legisladores, decidieron su suerte. El partidario de Acuña, escudado por su grupo de Facilitación de la Inversión y Generación de Empleo (FIGE), le dio la estocada final a la Norma XVI aprovechando que el presidente Humala –presionado por el sector empresarial- había presentado un proyecto de reforma económica que incluía un artículo para que la norma no se aplique en los casos cometidos antes de su promulgación.

Durante la cita, Iberico tomó la palabra y aseguró que durante un año el grupo FIGE -integrado nominalmente por Martha Chávez y Nátali Condori- había elaborado propuestas que corregirían el rumbo tributario del país para recuperar la confianza de las grandes empresas. “La falta de motivación para invertir se debe a que hay desconfianza porque las reglas no están claras (…) especialmente en la parte tributaria”, dijo. Luego de su breve preámbulo, se lanzó contra la Norma XVI y pidió que se suspenda no solo en los casos de elusión cometidos antes del 2012, como pedía Humala, sino que se paralice para todos sus fines.

Así dice el acta de transcripción de aquella sesión legislativa: “¿Qué proponemos nosotros? Que [la norma XVI] se suspenda hasta que el Ministerio de Economía y Finanzas, por decreto supremo, establezca los parámetros y elementos de fondo y de forma que se encuentran dentro de su ámbito de aplicación. O sea, que nos diga en qué casos o dentro de qué parámetros se aplicará la norma”, dijo Iberico.

Para el Ministerio de Economía y Finanzas eso es como dictarle al alumno las preguntas antes del examen. Fuentes del sector contaron que durante los últimos 15 años el Ejecutivo ha emitido normas antielusivas específicas, pero el empresariado siempre hallaba la forma de rebatirlas. “Antes algunas compañías no repartían las utilidades a sus accionistas para evitar el pago de impuestos, por lo que simulaban reinvertir el monto en el capital y al mes retiraban el dinero en efectivo sin tributos de por medio. Detectamos eso, lo frenamos, y al poco tiempo encontraron otra manera de sacarle la vuelta a la ley”, dijeron.

En el 2012, cuando se promulgó la norma, el exministro de Economía, Luis Castilla, ya había explicado que pedidos como el de Iberico eran imposibles de cumplir. “Los críticos [de la Norma XVI] señalan que si existen componentes antielusivos estos deben combatirse con normas específicas. Pero sucede que existen un millón de formas elusivas y captarlas es virtualmente imposible. Hecha la ley, hecha la trampa. Todos los países tienen normas antielusivas generales, esta es una práctica común”, dijo al ser citado por el Congreso para explicar la reforma tributaria que pretendía impulsar el gobierno.

Iberico, entonces vicepresidente del Congreso, fue más allá. En aquella sesión pidió añadir en el dictamen que “en un plazo de 30 días” el Ejecutivo les envíe un proyecto de ley sobre los derechos del contribuyente “que establezca precisiones sobre la aplicación de la norma XVI, que es lo que más preocupa del Código Tributario”. Además, planteó “incorporar un régimen temporal de solución de conflictos” para darle el beneficio de la duda a las empresas que eludieran el pago de impuestos con artimañas legales. “Entonces, si (la deuda tributaria) nació de una duda razonable, bueno, te perdono las multas, te perdono los intereses, solo paga tu deuda. Gana el contribuyente y gana la Sunat”, señaló el congresista que hoy va a la reelección.

Iberico solo recibió la opinión de respaldo de los congresistas Luis Galarreta y Pedro Spadaro. El resto del debate en la Comisión Permanente se centró en las propuestas planteadas por el Ejecutivo para reactivar la economía y esa misma tarde se aprobó el paquete legislativo con 11 votos a favor, mayoritariamente nacionalistas, cinco en contra y siete abstenciones. Iberico se abstuvo pero su principal pedido, la suspensión condicionada de la Norma XVI, sí fue incluida textualmente en el documento final.

El resto es historia conocida, el Ejecutivo no tuvo más opción que promulgar el paquete de medidas tributarias con este añadido (artículo 8 de la Ley 30230) y envió la Norma XVI a la ‘congeladora’ el 11 de julio del 2014. Ningún medio de comunicación, con excepción de la revista Poder, detectó la participación de Iberico en ese entonces.

Aún así, el congresista de Alianza por el Progreso siguió detrás del tema. Antes del cierre de la legislatura del 2014, Iberico dejó en la mesa de partes del Congreso el proyecto de Ley 3534 “Derechos del Contribuyente en el Marco de la Competitividad Tributaria”, en la que plantea el uso del “derecho de petición” para que las empresas rebatan los actos de fiscalización y las sanciones impuestas por la Sunat. Incluso le añadió un artículo para brindarles mayores opciones de reclamo si consideran que se les aplicó la Norma XVI de modo arbitrario.

Cuando preguntamos a los congresistas que integraron el grupo FIGE por su interés en la norma antielusiva, ellos respondieron: “¿Grupo FIGE? ¿Qué es eso, una banda de rock? No recuerdo reuniones trascendentes o haber impulsado leyes a nombre de ese grupo”, dijo el legislador José Urquizo, integrante nominal de dicho equipo el 2014. “Específicamente no sé si vimos el tema (…) las reuniones se centraron en reforzar los organismos reguladores, acortar los plazos burocráticos y respaldar la labor de las municipalidades”, agregó Nátali Condori, miembro de FIGE y hoy en la lista al Congreso de César Acuña. La otra integrante, Martha Chávez, no respondió, pero en su informe anual de gestión indica que de los únicos cinco proyectos que salieron de ese grupo solo uno, el que Iberico dejó en la mesa de partes, estuvo vinculado a la Norma XVI.

Ojo-Publico.com se comunicó con Iberico desde fines del año pasado para conocer su interés en la Norma XVI, pero este prefirió no declarar. Sus voceros de prensa indicaron que si bien reconoce su participación en la suspensión de la principal herramienta elusiva del país, no quiere desempolvar este asunto por su actual cargo de presidente del Congreso. Hoy, además, va a la reelección. Jorge Von Wedemeyer, presidente de la Cámara de Comercio de Lima y uno de los primeros que acudió a Palacio Legislativo en julio pasado para saludar a Iberico por su nombramiento, también optó por el silencio.

Fuente

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*