Últimas Noticias
Home » DEUDA » ¿Para qué han servido el FMI y el Banco Mundial?
¿Para qué han servido el FMI y el Banco Mundial?

¿Para qué han servido el FMI y el Banco Mundial?

Hotel Bolívar, Plaza San Martín, Lima Perú Miércoles 7 de octubre del 2015 2:15pm-5:00pm (*)
Expondrán:
– Aldo Caliari, del Center of Concern (Washington);
– Daniela Prates de Bretton Woods Project (ReinoUnido);
– Roberto Machado consultor de Oxfam (Perú);
– María José Romero de la Red Europea sobre Deuda y Desarrollo (Bélgica).
La Moderación estará a cargo de Carlos Bedoya de la Red Latinoamericana sobre Deuda, Desarrollo y Derechos (Latindadd).

Balance y perspectivas de una nueva arquitectura financiera internacional

Una historia crítica del rol que han cumplido Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Grupo Banco Mundial (GBM) en términos de la misión para la que fueron creadas hace más de 70 años, requiere responder al menos las siguientes preguntas: ¿el FMI ha servido para evitar las crisis financieras?; y ¿cuál ha sido el impacto de los proyectos, líneas crediticias, intervenciones directas en empresas financiadas por el Grupo Banco Mundial?

En efecto, las crisis financieras de los últimos veinte años vividas desde la creación del FMI como la asiática (1997), la rusa (1999), la argentina (2001), y en especial la global (2007) no fueron previstas a tiempo por la institución financiera por lo cual su legitimidad en cuanto a la labor que realiza y su eficiencia se pone en cuestión. ¿Para qué ha servido entonces?

Por su parte, el Banco Mundial, cuyo objetivo es fomentar el desarrollo y disminuir la pobreza, se ha alejado claramente de este objetivo al abrazar un enfoque de protección de las inversiones con instrumentos como el informe Doing Business, que mide el clima de negocios de los países en relación a su grado de apertura, desregulación y flexibilización en perjuicio de trabajadores, comunidades y otros grupos afectados.

Asimismo, el GBM a través de sus agencias especializadas como la Corporación Financiera Internacional (CFI o IFC por sus siglas en inglés) ha financiado y/o incluso es parte de empresas extractivas protagonistas de conflictos socio-ambientales como el caso de la minera Yanacocha, ubicada en el páramo andino norte del Perú. EL IFC fue parte también de negocios obscuros como las recompras de los papeles de deuda peruana en el caso PeruPrivatizationFund, investigado y denunciado por el Congreso peruano a inicios de siglo.

Ni que decir del papel que ha jugado el panel de arbitraje entre inversionistas y Estados, CIADI del Banco Mundial, tanto a la hora de imponer sanciones económicas a los países que ponen reglas a la inversión extranjera, por más justas que sean; como cuando se usa a manera de chantaje o arma de negociación preventiva de las inversiones que entran en contradicciones con las comunidades o los Estados.

Estas y otras cuestiones hacen necesario empezar estudiando el papel de estas IFIS desde su pasado reciente hasta la actualidad y a partir de allí proyectar la necesidad – aún vigente – de contar con una nueva arquitectura financiera internacional. Especialmente cuando vemos el activo papel del FMI en la imposición de políticas de austeridad en Europa, como en Grecia, lo que redunda en el gran reto de construir instituciones financieras democráticas, donde no sea solo el Tesoro Norteamericano, ni la Comisión Europea las que decidan.

El Banco de los BRICS, el Banco del Sur, los debates al interior del Grupo de Integración Financiera (GTIF) de UNASUR son iniciativas que merecen revisarse en un escenario con dificultades económicas y financieras para América Latina, El Caribe y en general el sur global a fin de avanzar hacia una nueva arquitectura financiera internacional.
(*) El ingreso es libre de acuerdo a la capacidad del local.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*