Últimas Noticias
Home » JUSTICIA FISCAL » El desarrollo debe ser generado desde el interior de los países
El desarrollo debe ser generado desde el  interior de los países

El desarrollo debe ser generado desde el interior de los países

La Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Alicia Bárcena, abogó durante la Tercera Cumbre sobre Financiamiento para el Desarrollo, en Addis Abeba, por potenciar la movilización de recursos internos de los países para financiar su desarrollo frente a los flujos dependientes del exterior, que proceden, entre otras fuentes, de la inversión extranjera directa (IED) o de la ayuda oficial al desarrollo (AOD).

La alta funcionaria de las Naciones Unidas intervino en una mesa redonda dedicada a analizar la coherencia de las políticas para asegurar un desarrollo sostenible, en el marco de la Tercera Conferencia Internacional sobre Financiamiento para el Desarrollo que se celebra del 13 al 16 de julio en Addis Abeba. En esta reunión se espera alcanzar un plan de acción en esta materia que allane el camino para la adopción e implementación de la agenda post-2015 que será aprobada en septiembre en Nueva York.

“El desarrollo debe ser generado desde el interior de los países”, indicó la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, quien apuntó que la movilización doméstica de recursos fortalece la soberanía en la toma de decisiones. Para ello, añadió, se requiere una planificación nacional a largo plazo y un incremento de la recaudación tributaria mediante una estructura fiscal progresiva.

Según recordó Alicia Bárcena, la desigualdad es el principal problema estructural de América Latina y el Caribe. “Necesitamos un cambio de paradigma que nos lleve de la cultura del privilegio a la de la igualdad, con una nueva ecuación entre el Estado, el mercado y la sociedad”, a partir de pactos entre los distintos actores sobre áreas claves para el desarrollo, entre las que figura la fiscalidad, manifestó.

Respecto a los flujos externos, Alicia Bárcena explicó que la AOD ya no es una opción para América Latina y el Caribe, puesto que la mayoría de los Estados de la región son considerados de ingreso medio. En cuanto a la IED, esta está muy concentrada en pocos países y en sectores extractivos que generan escaso empleo y transferencia de conocimientos. Como ejemplo, indicó que un millón de dólares de inversión en la minería se traduce en un solo puesto de trabajo.

La máxima representante de la CEPAL agregó que a ello se suma la salida de flujos ilícitos de los países en desarrollo, que en el caso de América Latina y el Caribe asciende a 150.000 millones de dólares, lo que representa más de diez veces la AOD (10.000 millones de dólares en 2013) y se asemeja a lo que la región recibe por IED (158.000 millones de dólares en 2014).

Luchar contra los flujos financieros ilícitos
En ese sentido, la secretaria ejecutiva de CEPAL ya había publicado una columna de opinión, previa a la cumbre de Adis Abeba, donde señalaba lo que los gobiernos de los países en desarrollo tendrían que hacer para financiar el desarrollo, enfocándose en el papel de la fiscalidad: “Los Gobiernos de América Latina y el Caribe han hecho esfuerzos significativos por aumentar la recaudación fiscal, sin embargo, se han visto restringidos por la evasión y la elusión fiscal. Según estimaciones oficiales, las tasas de evasión del impuesto sobre el valor agregado (IVA) en América Latina van de 17.8% a 37% de la recaudación total, cifras mucho más altas que las de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), cuyas tasas de evasión oscilan entre 3% y 22%. Las tasas de evasión de los impuestos sobre la renta de las personas físicas y las empresas son todavía más elevadas, sobrepasando en algunos casos 40% de los ingresos totales.

También, en el referido texto que fue publicado en varios países de Latinoamérica, Bárcenas señaló que otro punto clave para resolver el problema de cómo financiar el desarrollo radica en la lucha contra los flujos financieros ilícitos: “Los Gobiernos de la región enfrentan también nuevos retos en el ámbito internacional, como la necesidad de combatir los flujos ilícitos que, según Global Financial Integrity (2014), sobrepasan los 150 mil millones de dólares, lo que representa más de 10 veces la ayuda oficial al desarrollo AOD (10 mil millones de dólares en 2013) y se asemeja a lo que la región recibe por inversión extranjera directa (158 mil millones de dólares en 2014).”

Bárcenas señala que un punto crucial en esta lucha y debate político es la movilización de los recursos internos: “Por eso he insistido en que para promover la movilización de recursos internos se precisa la “multilateralización” de la cooperación internacional en materia de políticas fiscales, hasta lograr la creación de grandes acuerdos tributarios y reglas fiscales en todo el mundo. Esto, complementado con un activo rol de la banca de desarrollo, que es una fuente significativa de financiamiento para el desarrollo productivo.”

Por otra parte, en materia de endeudamiento, Alicia Bárcena se refirió a la propuesta de la CEPAL para que las instituciones internacionales acreedoras reduzcan la deuda pública externa multilateral de los países del Caribe anglófono, contraída en gran medida debido a los desastres naturales que han afectado a la zona en los últimos veinticinco años. “A estos retos se suman los planteados por la deuda soberana y la necesidad de su reestructuración. Debido, en gran medida, a su vulnerabilidad estructural frente a los desastres naturales, los pequeños Estados insulares del Caribe constituyen una de las regiones más endeudadas del mundo: en 2014 su deuda pública total alcanzó un promedio cercano al 80% del PIB, lastrando el desarrollo de la subregión.”

La Secretaria Ejecutiva destacó el papel que pueden jugar las Naciones Unidas a escala internacional en las discusiones sobre el financiamiento para el desarrollo, así como el apoyo que los órganos subsidiarios de la CEPAL, concebidos como espacios de diálogo intergubernamental, pueden prestar para la implementación de la agenda post-2015 y sus Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en esta región.

En la misma Conferencia, la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL intervino también como panelista, junto al economista estadounidense Joseph Stiglitz, en un evento paralelo sobre Justicia fiscal para la justicia social organizado por representantes de la sociedad civil agrupados en la Alianza Global por la Justicia Fiscal. En ese encuentro, el Premio Nobel de Economía coincidió en destacar la importancia de los recursos internos, por cuanto estos no están sometidos a fluctuaciones cambiarias y no dependen de condiciones impuestas por actores externos.
(Elaborado a partir de diversos artículos de la CEPAL)

Este artículo fue publicado en la edición 506 de la revista América Latina en Movimiento de ALAI.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*