Últimas Noticias
Home » Integración » La Alianza del Pacífico convoca a la unión regional
La Alianza del Pacífico convoca a la unión regional

La Alianza del Pacífico convoca a la unión regional

El Canciller de Chile, Heraldo Muñoz, propuso a sus socios de la Alianza del Pacífico: Colombia, México y Perú, abrirla a los demás países de la región, incluyendo a los del Atlántico; esto es, la Argentina, Brasil y Uruguay. Esa iniciativa resultó luego aprobada en la XI Reunión del Consejo de Ministros del Pacífico, en México, que dispuso desarrollar una activa “agenda de diálogo” con los demás Estados de la región.

Muñoz destacó que la nueva política exterior de su país tiene tanto elementos de continuidad como capítulos de cambio. Chile, cabe advertir, está asumiendo, cada vez más, un fuerte protagonismo en la región, aprovechando los notorios espacios vacíos, lo cual supone un cambio en su actitud externa respecto de lo que hizo el anterior presidente, Sebastián Piñera, quien actuó con mayor prescindencia en muchos capítulos de la política exterior, incluyendo, lamentablemente, el de la defensa de la democracia a nivel regional.

La idea chilena es la de intensificar fuertemente los lazos comerciales con toda la región. No será nada fácil, porque las estrategias de desarrollo de los países de América latina son muy disímiles. Particularmente, entre el Pacífico y el Atlántico, desde que, en la dinámica costa oeste, la apertura marca el rumbo mientras que, en el empantanado Este de la región, el proteccionismo abierto o encubierto es el eje de la política comercial.

En opinión de Muñoz, esas diferencias no debieran ser necesariamente un obstáculo para la convergencia. Para ello, propone dejar de lado los sesgos ideológicos y concentrarse en adoptar soluciones pragmáticas, respetando la diversidad.

La historia, sin embargo, no parece darle la razón. Los esfuerzos en dirección a la convergencia fracasaron, unos tras otros, desde la firma del Tratado de Montevideo, que en 1960 creó la ya olvidada Asociación Latinoamericana de Libre Comercio (Alalc). La región prefirió, por décadas, estacionarse en la retórica fácil, en lugar de adoptar los cambios estructurales y mentales que la modernización real de la región requiere.

En línea con lo dicho, Chile ha anunciado que fortalecerá su participación en la ineficiente e ideologizada Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) así como en la lejana Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), sin dejar de participar activamente en la Alianza del Pacífico, a la que considerará como bloque no excluyente ni antagónico respecto de otras instancias de integración. Una posición que luce bien diferente de la que viene caracterizando el andar del Mercosur, donde la regla equivocada, por cierto- parecería ser que todo debe hacerse dentro de ese espacio.

Chile aspira, claramente, a ser puente y puerto hacia el Pacífico. Con cada país, según la fórmula que, de ser necesario, se encuentre, sin por ello abandonar ni diluir la impronta de apertura que caracteriza a la Alianza del Pacífico. Es lo contrario, reiteramos, de la actitud cerrada y dogmática que, más allá de las declamaciones, ha prevalecido últimamente en el Atlántico. Un nuevo esfuerzo de convergencia ha aparecido en el escenario regional y, con él, una nueva gran oportunidad que esta vez no debiéramos volver a desaprovechar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*