Últimas Noticias
Home » Noticias de Latindadd » Egipcios deben tener voz y voto en el dilema de la deuda
Egipcios deben tener voz y voto en el dilema de la deuda

Egipcios deben tener voz y voto en el dilema de la deuda

Una campaña lanzada poco después del derrocamiento de Hosni Mubarak, con el nombre de Drop Egypt’s Debt (Cancelación de las Deudas de Egipto) ha tratado de abrir un debate público sobre si los egipcios son responsables de la deuda acumulada por el régimen depuesto.

“Aunque los egipcios no tenían nada que decir sobre la necesidad de endeudamiento externo, ni las prioridades con las que los préstamos serían gastados, siguen siendo víctimas de carga de la deuda de Mubarak incluso después de su caída”, reza un comunicado en el sitio web de la campaña.

“No es necesario mencionar que la corrupción campeó durante todo el reinado de Mubarak, y en todos los sectores e instituciones, y que se espera tener una gestión de la deuda infiltrada así como la ejecución de proyectos”, agrega el comunicado.

Mientras que la campaña está en proceso de llamar la atención de muchos egipcios, ha atraído el interés de los activistas de otros países, que creen que Egipto pueda beneficiarse de sus experiencias de fases similares de reforma democrática y económica.

María Lucía Fattorelli, coordinadora de la Auditoría de la Deuda ciudadana en Brasil, y Nick Deadern, de la Campaña de Deuda Jubileo en el Reino Unido, hablaron para Ahram Online sobre lo que creen que Egipto podría aprender de las experiencias de otros países, principalmente en América Latina, y lo que podría hacer con respecto a su 35 mil millones dólares de la deuda externa.

:: Brasil y Egipto: importantes similitudes

Brasil ha pasado por una experiencia muy similar, afirma Fattorelli. Explicó que el debate en Brasil sobre su deuda y sus consecuencias se inició en 1982 con la crisis económica que el país enfrentaba en ese momento, y el creciente tamaño de su deuda externa.

Poco después de la caída de la dictadura, el pueblo brasileño volvió a abrir el debate en la década de 1990 y se preguntó si ellos eran los responsables de las decisiones tomadas por un gobierno que no representa ni consulta con el pueblo.

“Para entender el panorama completo y actuar en consecuencia en primer lugar es necesario conocer los detalles de la deuda, y que se requiere de completa transparencia , lo cual no se puso a disposición”, dijo Fattorelli. Una “Auditoría ciudadana de la deuda”, fue la solución.

“Queríamos saber quién tiene ese dinero y dónde salió.”

De acuerdo a Fattorelli, sólo el 20-25 por ciento de la deuda de Brasil se utilizó en la inversión. El resto solía “financiar la dictadura” (en particular, para financiar el ejército y la policía). Como había mucha corrupción involucrada, el dinero destinado a proyectos de desarrollo nacional terminaba a menudo en otros lugares.

Al igual que en Egipto ahora, que destina el 30 por ciento de su presupuesto nacional al pago de incurrir en deudas, Brasil, en la década de 1980 “dedicaba la mitad de su presupuesto al pago de las cuotas de sus deudas.”

Fattorelli agregó: “Mientras tanto, no teníamos inversión en salud, educación, seguridad, transporte o cualquier otra forma de inversión pública. La gente empezó a entender que la deuda estaba relacionada con su vida cotidiana.”

Las investigaciones sobre la deuda en Brasil comenzaron recién en 2000, cuando diversos grupos sociales, incluidas las iglesias, sindicatos y asociaciones civiles, empezaron a plantear preguntas sobre cómo la deuda se utilizó y qué sectores se beneficiaron de ella.

Estos grupos aliados entre sí para llevar a cabo un referéndum público voluntario, en el que seis millones de ciudadanos participaron. Una de las tres preguntas del referéndum era si la gente desea que los tramos de la deuda fueran pagados sin una auditoría que estuviera disponible públicamente. Alrededor del 90 por ciento de los participantes votaron “No” a esta pregunta.

“Los resultados del referéndum fueron el primer paso en una larga campaña para democratizar el conocimiento”, explicó Fattorelli.

En 2009, después de 10 años de campaña, el Movimiento de Auditoría Ciudadana impulsó la formación de una comisión parlamentaria afiliada con acceso a toda la información relacionada con las deudas de Brasil.

“Lo que nos dimos cuenta fue que la deuda interna era el resultado de la transformación de la deuda externa … Nos dimos cuenta de que una gran parte de la deuda fue generada por los mecanismos de transformación de la deuda privada en deuda pública”, declaró Fattorelli.

“En el caso de Brasil, el FMI ayudó al gobierno a firmar un acuerdo de contrato de transferencia de las deudas de las empresas privadas y los bancos privados al banco central, cosa que ningún brasileño sabía porque estábamos todavía bajo la dictadura”, añadió.

A pesar de transición de Egipto hacia la democracia, las condiciones del nuevo préstamo propuesto por el FMI no son del todo claras al público. La campaña Cancelación de las Deudas de Egipto ha calificado el eventual préstamo como “odioso”, diciendo que cualquier endeudamiento futuro debe ser decidido por el pueblo egipcio y basado en una evaluación completa y transparente de la economía del país.

:: Alternativas

Deadern del Reino Unido explicó que algunos de los préstamos de su país fueron realizados por las empresas privadas, pero el Estado egipcio actuaría como garante de estos proyectos. En consecuencia, en aqiuellos donde la empresa privada no pudo pagar su préstamo, o se declarase en quiebra, la deuda se convirtió en responsabilidad del estado. En otras palabras, la deuda privada se transforma en deuda pública.

“Todavía estamos tratando de encontrar los detalles de los préstamos del Reino Unido a Egipto … Queremos saber si estos proyectos (los financiados con los préstamos) eran genuinos o si sirvieron al país”, dijo.

“Es entonces necesario para el pueblo egipcio decidir si ellos piensan que deben pagar este dinero o no”, añadió Deadern, cuya organización, la Campaña de Deuda Jubileo, trabaja en presionar a los países ricos a cancelar las deudas con los países menos desarrollados.

Refiriéndose al nuevo préstamo que el FMI está a punto de otorgar a Egipto, Deadern declaró que comúnmente se argumenta que la única salida es solicitar dinero prestado. Sin embargo, esto sólo conducirá a un reciclaje continuo de la deuda, a lo que Fattorelli se refiere como el “sistema de la deuda”, lo que crea una forma de desarrollo que es altamente desigual y donde la mayoría de las personas no se benefician.

“Hay un argumento legal que indique que esta deuda es odiosa … Lo que el gobierno podría hacer, y que tendría un masivo apoyo internacional hoy en día, es decirque esta deuda no será pagada hasta que sea analizada y se tomen decisiones”, sostuvo Deadern.

“No es una solución fácil, pero una de las cosas que tenemos que precisar con claridad es que a los egipcios se les dice que no hay alternativas, mientras que existe una alternativa. A los europeos se les está diciendo que no hay alternativas (en referencia a la crisis de la deuda europea), pero hay una salida”, añadió Deadern, señalando el ejemplo de Brasil y otros países latinoamericanos.

Fattorelli agregó que es importante para Egipto iniciar un movimiento en favor de una auditoría de la deuda como un primer paso. “La deuda es pública y por eso los documentos [relacionados con la deuda] también debe ser públicos … Si usted está comenzando una democracia que debe presionar para la transparencia y no sólo seguir pagando por algo que no sabes lo que es, o donde viene “, subrayó Fattorelli.

Fattorelli y Deadern se encuentran entre los expositores de la conferencia “Propuestas de Políticas Económicas: ¿Quién paga el precio?” organizada por la campaña Drop Egypt’s Debt que tendrá lugar el sábado en el Sindicato de Prensa en el centro de El Cairo.

Fuente: Ahram Online

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*